translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

martes, 24 de noviembre de 2015

El proyecto de la abertura del triángulo MAROPA del corazón mundial: parte 3

El proyecto Maropa para la transformación positiva de la humanidad es un movimiento colectivo hacia la unión de la conciencia de la humanidad promoviendo un nuevo estilo de vida sana en la abundancia de alegría, relaciones más justas, solidarias y fraternales con uno mismo, los demás y nuestro medio ambiente.
La base de esta convergencia es un proceso de armonización colectiva  por encima de nuestras diferencias. Su efecto energético es la creación de una fusión de los distintos colores que irradian nuestros cuerpos debido a los condicionamientos o resistencias específicos de cada uno a nivel físico, energético, emocional, mental, supramental, espiritual y divino. Esta coloración en distintos niveles es como el efecto de la luz blanca del alma pasando por un prisma o filtro (diafragma fotográfico), originando un arco iris de colores que vibran en varios niveles de nuestros cuerpos  según las resistencias o condicionamientos que nos afectan. Este diafragma pasa en primera instancia por la cumbre de nuestro cráneo, llamado el lugar del loto de mil pétalos o centro coronal.
Nota: Inconscientemente, teníamos la práctica de mostrar un determinado proceso de distintos niveles de armonización o igualación a través de las maneras de cubrir las cabezas: chapeaux (// sombreros, dar sombra al negativo; francés: cap-alta: hombres respetuosos con cabezas de standing), cofias (mujeres preparadas para su embellecimiento), boinas (en francés: bér(ri)ets: pequeños osos o padres) gorros (del viejo francés gorrier: hombres mostrándose como buenos o bonhommes), mitras (hombres del medio, mediadores), coronas (hombres de la cumbre de la sociedad)…
La imagen muestra la armonización colectiva, que puede tomar diferentes formas, es en efecto un proceso contrario a nuestro condicionamiento de diferenciación remontando hasta el centro de nuestras almas debido a la aceptación mutua y en la que a pesar de nuestras diferencias todos formamos un único cuerpo colectivo de unión interactiva

El efecto de este proceso es un reajuste de los colores de luz energético-etérico que irradian desde los distintos niveles de los cuerpos de todos los que participan. Además, se produce una conexión más intensa y un reajuste con el centro del alma de cada uno que siempre irradia una luz blanca transcendente como testimonio de la presencia del Principio Inteligente Común y Universal de la fuente de todos. De esta forma crearemos progresivamente una mejor conexión de nuestros distintos cuerpos mediante nuestros corazones con la pureza del centro del alma y el arquetipo universal humano, llamado la vía celestial de la revelación o antahkarana.
El efecto beneficioso y progresivo es el despertar, la reparación y el ajuste natural del nuestro ADN, patrimonio de la luz del alma y el estímulo adaptado del nuestro ARN, transportador de la luz de nuestras almas. Experiencias realizadas en este sentido  muestran ya claramente esta dirección. La ventaja de la unión de nuestras fuerzas hace más fácil  los esfuerzos de armonización, además obtiene resultados que desde el punto de vista de todos los esfuerzos personales, son imposibles de alcanzar o igualar.

Los efectos de las armonizaciones colectivas tendrán finalmente un efecto sobre toda la humanidad y van a producir regeneraciones e incluso sanaciones inesperadas y  “milagrosas”, es decir  maravillosas por el proceso de reconexión y reajuste con nuestras fuentes de vida.
La armonización colectiva no hará desaparecer nuestras diferencias. Son necesarias para la riqueza y la abundancia de la vida. Pero ajustando sus vibraciones en la misma unión, sea cual sea su nivel, facilita la comunicación solidaria que abre la vía de la convergencia. En efecto, trae a la verdadera compasión o la simple aceptación mutua sin juicio de nuestros problemas y distorsiones, llamados errores (“El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra, Juan 8,7). Conduce a continuación al perdón o la remisión de estos errores por la apertura del espíritu, hasta ese momento aislado y prisionero de sus límites, para la comprensión de sus razones (llamadas causas). Por fin, conduce a la reconciliación o a la aceptación del otro como un ser igual en el camino hacia la verdad pero con experiencias diferentes, sin embargo persiguiendo el mismo objetivo soñado de vivir un paraíso de paz en la tierra. El resultado final pide la confirmación y extensión del volver al  nuevo orden o acuerdo de fraternidad solidario por una alianza mundial.
Acabamos de constatar aquí que el orden de los temas del proyecto propuesto en principio no era correcto y debería ser: Madrid: compasión, Roma: perdón, y París: reconciliación. Eso nos llevará a Berlín: la confirmación de la fraternidad solidaria y finalmente a Ginebra y Washington para el reconocimiento y la celebración de la nueva alianza de la humanidad. 
Cuando observamos el proceso del proyecto observaremos que se trata también de una verdadera liberación del peso histórico que pesa sobre el corazón del mundo, llamado karma colectivo. Se  refleja bien en los informes del rombo, (francés: los-ange(l) formado por las cuatro primeras capitales citadas. Forman al mismo tiempo el cuerpo del alma del mundo cuyo punto central de luz se refleja en Ginebra (en el centro de las diagonales del rombo de las cuatro ciudades).
Nota: Este rombo es el reflejo de las energías cósmicas de la parte principal de la Osa Mayor. Su estrella Conductora, llamada Alkaïd(a) (traducido como espada o luz que centellea o también como base de coincidencias de los conflictos actuales) corresponde a la ciudad de Jerusalén. La estrella más grande Dubhe (pivote, punto crucial alrededor del cual se concentraban los restos del viejo orden de la Atlántida) corresponde a Madrid. La estrella Megrez (autoridad) corresponde a Roma. La estrella Mareak (jade magnífico, símbolo de la transformación en la esperanza del renacimiento o resurrección) corresponde a Paris. La estrella Phecda (perla) corresponde a Berlín. En el centro de las diagonales se encuentra el punto de luz trascendente cósmico, la puerta hacia el Gran Atractor o el punto omega del universo, que llamamos GRAU (provenzal para conexión entre  un lago interior y el mar, simbólicamente la materia gris del ser humano con la Inteligencia Universal Cósmica) Es desde ahí donde la voluntad del plan divino debería ser conocida por los responsables del mundo.
Este proceso de crear un clima de armonía, afectará inevitablemente a toda la atmósfera de la tierra y los seres que lo viven. Es como nueva sangre inyectada en el corazón. Al cambiar las vibraciones del corazón del mundo, todo el ambiente planetario se liberará del peso ciego que lo condiciona actualmente y que limita la expresión libre del potencial solidario de nuestro verdadero carácter humano, espiritual y religioso.
Además, en directo y concreto, el proyecto se orienta hacia una vida más simple, auténtica y solidaria. Quiere liberar a la humanidad del falso uso del poder como medio para dominar y excluir a una minoría sin respetarla. Quiere liberarla de los desequilibrios sociales basados en convicciones elitistas de razas, naciones, dinero, fama, ciencia, pureza o espirituales-religiosas. Quiere liberarla también de su esclavitud de la materia como elemento de puro consumo para alimentar nuestros deseos personales en detrimento del otro y con el agotamiento de los recursos de nuestro medio ambiente.
El movimiento de liberación se concreta mediante el carácter colectivo de la armonización. Facilitará y estimulará el servicio creativo que cada ser humano puede prestar al mejor bien de sí mismo y del otro en el respeto del contexto planetario. Mediante el proceso de armonización de las energías interiores y exteriores que lo rodean, se creará un ambiente de equilibrio, propicio para aclarar la unión de las capas  energéticas-etéricas  que rodean nuestros cuerpos físicos como expresión luminosa, gloriosa y victoriosa de nuestros espíritus. Esta aclaración realizada por el proyecto Maropa  hace alusión al texto del libro de la revelación (Apocalipsis, 3-5, 6-11; 19,8) que enuncia la prenda del vestido  blanco (la ropa o vestido blanco) El que lo supera se revestirá así de prendas de vestir blancas; no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y ante de sus ángeles.”

No hay comentarios:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra