translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

domingo, 23 de agosto de 2015

El propósito del plan divino: la activación del triangulo Madrid-Roma-Paris y su expansión



 
Sabemos todos que la primera forma de abertura de energía es un triángulo. El nuevo se injerta siempre sobre los raíces del viejo (movimientos, restos y encuentros de culturas, idiomas, y razas). No hay duda que Europa forma la cuna de la civilización mundial actual. La síntesis de diversos relatos de
tradiciones e de investigaciones, incluso científicas, nos indican que los restos de civilizaciones antiguas y perdidas daban poco a poco nueva vida alrededor un triángulo formado por 3 centros que forman un acuerdo. Constituían los restos de formas, expresiones e ideas de un pasado de un Gran País que hace referencia al Gran Iberia, la tierra del Gran Padre.  España ha guardado esta denominación come el Pequeña Iberia o Iberia Menor.
Foto: ojo de Dios, parte superior del altar principal de la iglesia San Pedro, Turnhout, Bélgica..
La tierra de los (i)berri hace referencia al céltico y germánico “beer” u osa. Al nivel astrológico de Atlántida hace referencia al origen celeste de los ancianos iniciados, los berri o padres del mundo de la gran civilización anciano anterior de la humanidad. Recordamos que el blasón de Madrid tiene como símbolo (astronómico) una osa apoyándose a un árbol de sinople (con frutas rojos) en un marco de 7 estrellas (de la Osa Mayor). El árbol simboliza la protección de la vida por su reorientación mediante regeneración por la resurrección. Las frutas rojas parecen indicar que el árbol es un madroño que simboliza la protección y la generosidad o lealtad de la tierra.  
Nota: En la nueva astrología cósmica la Osa Menor y Osa Mayor forman los puntos de referencia de la Gran Invocación. El punto en la mente divina hace referencia a Polaris, la estrella polar actual. Indica la dirección de la evolución de nuestro universo local hacia el Gran Atractor vía el punto Kali (Caballo de Krishna) en Pegaso. En el centro de las diagonales de la Osa Menor se encuentra el punto astral divino de Pau (paz en catalán) o el punto desde cual emana el amor del corazón divina cósmica. La paz es la esencia del estado de unión divina o mística de Cristo. Un punto paralelo se encuentra en la Osa Mayor, llamado GRAU, punto astral búdica o de despierto de relaciones espirituales de orientación ideal. En el idioma provenzal un “grau” es una conexión entre un lago interior y la mar. Indica la conexión de la tierra con el cielo. Hace también en el contexto espiritual humano referencia al despertar de la materia gris de nuestro cerebro por su conexión con la verdad original del Espíritu Uno Superior y el sentido de la voluntad de orientación de su  plan de evolución para el universo.
El triángulo forma en realidad un pirámide multidimensional que transforma las viejas energías con sus paradigmas de dominación, de división, de fijación y de exclusión en el nuevo paradigma de relaciones justas con uno mismo, el entorno y los seres demás. Es una concretización de la ley del amor universal que la humanidad recibía hay dos mil años.
En esta pirámide Madrid funciona como centro básico. Es guardiana de las viejas culturas y a la vez señal y colector del despertar de la orientación en las nuevas energías. Así no es solo un centro de indignación enfrente las imperfecciones del pasado pero también el centro que alimenta la voluntad de la masa para provocar cambias hacia un contexto de relaciones más justas, más participativas y más interactivas. Es espiritualmente alimentado por Fatima (anuncio y manifestación del adelantamiento del pasado, el cárcel (Ca(r)ceres) de las fijaciones de las realidades  inferiores del ser humano).
De Madrid a Roma hay la línea de reorientación que va al encuentro de las energías del corazón planetaria. 

Roma (ram, nata o crema de la leche, vinculante galáctico) es la manifestación de la inteligencia espiritual que une la humanidad. Colecta la comprensión de sus expresiones y costumbres dándolas una orientación moral o elevación espiritual. En el contexto de los tiempos pasados estaba creciendo hacia la autoridad mundial suprema del ideal espiritual humano. Concentraba además la esencia crística de la buena nueva de Jesús. Como guardiana de la continuación de las ideales del pasado tiene también las llaves de los tiempos nuevos. Comprendemos la dificultad actual del instituto como grupo de individuos privilegiados, por parte  inconsciente del verdadero sentido de la unión crística enfrente un papa que comprende la luz de Verdad del Espíritu Original que baja en estos tiempos a la tierra. El vaticano es un receptáculo (vat o to(u)nel y canoe o canoa) móvil  del encuentro entre las fuerzas de luz y de sombra.
 Provoca una lucha de división que solo puede solucionarse por la fuerza espiritual superior de una conciencia colectiva. Esta conciencia tiene como desafío de unir la luz crística del universo con la luz de la unión de una masa crítica en la tierra que comprende que la unión solidaria el desafío del primer combate escatológico con cual el ser humano esta confrontado actualmente. Las resistencias del orden viejo conducen siempre a destrucciones lamentables. El símbolo de Roma es un lobo amamante (palabra significativa) a dos gemelos. El lobo simboliza el Espíritu Uno (Matriz) del universo. En él todo tiene el origen de su vida y de su crecimiento por medio del proceso de identificación, simbolizado por  los gemelos (Romulus-Remus: la fuerza de la inteligencia (fuego) que se junta por media de la diferencia).
El proceso de identificación es el método por cual nuestra mente perfecciona nuestra conciencia individual y colectiva hasta la unión total con el Principio Inteligente del Origen. Es un proceso de atracción y repulsión, de selección y finalmente de ascensión necesaria para la perfección de la Gran Vida Cósmica. Las resistencias a esta evolución alimentan las fuerzas ciegas de la sombra (tinieblas) y llaman a la destrucción. En contrario la abertura vigilante a la luz de las nuevas revelaciones permite la transición positiva y pacifica que conduce a un crecimiento, comparable a la multiplicación de los panes y pescas del ministerio de Jesús.
De Roma va una línea de exteriorización (vía Turín y el centro mundial de Ginebra) hacia Paris. 
 
Su símbolo se encuentra al cumbre del pináculo central de la catedral Notre Dame. Es un Gallo que gira en las cuatro direcciones según el viento principal de la conciencia humana en el mundo. Simboliza el despertar de la madre tierra y su energía originalmente concentrado y transformado en Galia, tierra de cristianización por excelencia.

El impacto de Paris es mundial. Francia (vía Parias) tiene la capacidad de la transformación positiva de las estructuras de la humanidad a condición que
Alemania (su hermano gemelo) se junta a su espíritu de reconciliación, de compasión y de perdón solidarios. Juntas pueden unir las energías femeninas de gestión de valores humanos (Francia) con las energías masculinas de guerrero espiritual (Alemania)  hacia el desarrollo en equilibrio entre individuo y colectividad al nivel europeo y mundial. Especialmente Paris es el centro que colecta las energías de la materialización mundial de las nuevas estructuras y relaciones. Paris es el centro mundial del despertar de la nueva conciencia colectiva (el gallo sobre el pináculo de Notre Dame) y de la construcción del nuevo orden mundial. (un barco que nunca zozobra).
La línea entre Paris y Madrid indica la necesidad de interiorizar las fuerzas del nuevo orden y de vivirlas en concreto. 
En fin hay una línea interior central que sigue aproximativamente el meridiano planetario original. Es la línea real que conduce al punto de síntesis mundial de la Cruz de Victoria en los Pirineos Orientales (Sur de Francia). Simboliza la victoria por la nueva energía de solidaridad fraternal o de la unión de la humanidad en la verdad sobre la sombra. Une la iglesia del San Sepulcro de París con Barcelona-Montserrat (la virgen negra) Indica la conexión entre las energías masculinos y femeninos que se focalizan en la pareja cósmica Padre-Madre de la Tierra, conocido sobre Isis-Osiris, Akenatón - Nefertiti, Sócrates – Jantipa o Jesús – María Madalena. El punto de Força Real simboliza el punto de amor PAU (en la osa menor) de la Gran Invocación por su conexión con Roma, el punto de las llaves del corazón. El punto de la Cruz de la Victoria simboliza la estrella Polaris (punto de la mente divina) por su conexión con Paris, el punto de atracción cosmica.
Al lado de la Cruz de Victoria se sitúa la cumbre de Força Real (el amor). Es una montana piramidal de vista panorámica sobre el entorno del “Rosselló” El significado de esta palabra viene de Rus-/Cabeza-cino/del golfo [cabeza o conjunto de las energías del Lion (de Juda) o cabeza del movimiento circulatorio de los ciclos]. Esta montaña esta bautizado algunos años pasados por un grupo de vascos, franceses y catalanas unidos como la montaña sagrada de la fraternidad universal.

En este triángulo piramidal hay diferentes puntos interesantes de geometría sagrada, elaborados entre otras para España por Carlos Galindo (http://caminodelsimbolo.com). Hay además Lourdes, Montserrat, El monte Paraíso, Estella (Lizarra) y muchos otros puntos donde ellos que hacen parte del camino hacia Compostela. Hay la línea transversal de los Pirineos, en la línea del fuego central de la Tierra. Conecta los diferentes ruedes energéticas (chakras) de la Tierra. Hay la puerta metropolitana mundial de acceso al pirámide de Barcelona (la barca de lona que se mueve sobre el nueve viento espiritual) y la zona del país vasco español y francés donde se encuentra la concretización y el ya experimentado de la Verdad del Espíritu Uno en el compartir, convivir, colaborar y comunicar de la conciencia colectiva de unión crística alrededor de Irún y San Sebastián (primer mártir).
Conclusión: Este triángulo que es como una ventana del ojo (la visión) de Dios. Es muy potente. Es importante de visualizar y trabajar las fuerzas positivas del mundo que se encuentran allí en la fuente del nuevo orden. Alimentan la transformación en el mundo entero. Es deseable que se formen en él centros de referencias de concretización del nuevo espíritu de conciencia de síntesis hacia la unión mundial. Están indispensables para orientar y canalizar las nuevas energías en el mundo y permitir que todas las fuerzas positivas se ajusten mutuamente para crear en fin la realidad de pangeosis: la unión espiritual y pacífica de todos los seres humanos de los continentes de nuestra querida Madre Tierra. La cumbre de este movimiento debería conducir a la creación del centro mundial de síntesis en la zona de la cruz de Victoria y Força real alrededor de Caladroy (la casa real/ recta).  Es un movimiento que debería tocar a todos los aspectos de la vida humana: política, social, económica, profesional, científica, filosófica y religiosa. Invitamos todos a la realización de este plan divino.
El triángulo Madrid-Roma-París es la base de referencia del plan divino para la evolución de la tierra. Es  aquí  que las nuevas fuerzas se experimentan el primero para anclarse como referencias mundiales de experiencias de la nueva conciencia experiencia. 
Pero necesitan la expansión por la integración en el orden establecido que es más concreto, más rígido y más material. Su realización evoca un triángulo complementario que une París con Roma y Berlín. Efectivamente, la realización del plan pide la unión de todas las fuerzas que en el pasado han hecho las experiencias del proceso de unión de confederación y de integración encima de toda división. Alemania, Suiza y Austria están, cada uno a su manera, muy significativos en este sentido. Se han reconstruido por parte sobre los restos de la civilización de los padres (berri) de las épocas celtas yde atlàntida por medio del Santo Imperio Romano Germánico.
De París va una línea hasta Berlín. El eje París-Berlín es muy actual. No solamente representa una relación de protección europea pero también de la expansión  de la seguridad mundial.
Según algunas explicaciones etimológicas explica el nombre Berlín (su blasón) no tendré nada a ver con la palabra “ber” (padre-beer-osa). Pero los sonidos llaman a acuerdos significativos de coincidencia trascendente. Y es justamente la llamada a Berlín de funcionar como centro de acuerdo de solidaridad fraternal. Significa una purificación del pasado.
De Berlín van una línea vía Salzburgo (castillo de sal que tiene su fuerza según Jesús) hasta Roma. Evoca la Segunda Guerra Mundial y el pacto tripartito Alemania-Italia-Japón. Significa la línea de la reconciliación mundial. En este y triangulo se situá el capital de la
confederación Suiza: Bern con la fosa del conjunto de osas. El blasón de Bern representa una osa que sube (hasta la Força Real del amor). 
Notamos que hay una afinidad entre los extremas Madrid-España y Berlín-Alemania y que la neutralidad de la Suiza es un aspecto muy importante en la creación de relaciones justas también que la esfuerza de la selección (hoz y martillo) en la integración que es la fuerza de Austria. Si el primer triangulo represente el trabajo desde la base de los seres humanos, el segundo triangulo es el trabajo desde sus estructuras y sus responsables. El conjunto de los triángulos forma un rombo, tragaluz o ventana cósmica sobre el corazón planetario donde la humanidad pide su abertura en la Gran Invocación.



No hay comentarios:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra