translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

viernes, 24 de abril de 2015

El esquema histórico del propósito divino para la Gran Transición de la Humanidad (parte 2)

2. la Transcondicionalización: (2012-2014) cuenta 3 años, símbolo de la indicación de las condiciones del nuevo camino a crear y de la nueva dirección a tomar hacia el nuevo orden de unión. Es el paso que sigue a la indignación. Podemos decir que es sobre todo un proceso que expresa la interiorización del periodo precedente, a pesar de que revueltas radicales políticas indican ya el inicio de nuevas orientaciones (p.e.Grecia) mientras que el comportamiento del sol se vuelve extraordinario, que la concentración de terremotos y la actividad volcánica con las condiciones climáticas del planeta alcanzan records que dejan prever en el futuro (conferencias Ginebra) el desplazamiento de poblaciones enteras con consecuencias que tocaran a todas las condiciones de vida de la humanidad.
Es un salto cuántico en la información de la mente humana. Se vuelve más sensible para las informaciones supramentales provenientes del alma. El alma es más receptiva que la mente para los acuerdos de las nuevas condiciones cósmicas y las consecuencias de desarmonía de las condiciones elegidas por el ser humano en el pasado (en 2014, solo por la polución del aire murieron más de 7 millones de humanos según OMS).  Efectivamente, la bajada del Espíritu de Verdad despierta nuestra sensibilidad para las condiciones de vida en todo el planeta. Abre nuestros intereses por encima de nuestras ideas concretas para la vida local orientándonos hacia  la humanización del proceso de la mundialización de la humanidad entera.
 Las crisis actuales empiezan a poner en duda la obsesión materialista de las condiciones creadas por un orden político, social, económico y filosófico, dominado por la ley neoliberal y artificial de un crecimiento económico a todo precio. Está basada en la manipulación de una masa ciega. Esconde en realidad una guerra mundial de lucha económica “anti social y anti solidaria”. Empuja a trabajar siempre más en la perspectiva de ganancias financieras para el beneficio de una minoría, de crear dependencias en la masa de la gente ocupándola todo el tiempo en producir y consumir sin retención manteniendo así el sistema. Crea así persistentemente una mayor desigualdad entre ricos y pobres. Margina siempre cada vez a más personas. Destruye incluso los recursos (sobre todo el agua, el aire y la arena). La amenaza del agotamiento de los recursos está más cerca de lo que queremos aceptar (ver ConsoGlobe: “El planeta no puede simplemente más seguir... y satisfacer el crecimiento de nuestras necesidades materiales). Además amenaza la paz alimentando el extremismo en el mundo debido al crecimiento de la incoherencia e inestabilidad social. Conduce a una gran parte de la masa de la gente a un comportamiento menos responsable, violento, incontrolable y asocial que ya tiene sus efectos nefastos sobre el comportamiento de muchos jóvenes.
El peso ciego de la mayor parte de la masa inconsciente representa una fuerza peligrosa. Cuando no está instruida correctamente en el sentido del respeto y del servicio al otro, sino en el dominio del beneficio personal, cuando no está orientada en una dirección positiva y solidaria, se puede volver incontrolable. Esas carencias vitales relacionadas con el orden aumentan la inseguridad y provocan un clima de descontento y de desconfianza frente a los responsables y las medidas que toman, incitando a contestaciones y violencia que a su vez evocan más represión. Si se refuerza, volverá hasta destruir las condiciones de mejora de la vida del conjunto.
Por suerte, las carencias de un orden que somete cada día más la vida planetaria a los riesgos y peligros de un proceso de sobrevivirse a sí mismo, es el inicio de un proceso de concienciación ambiental. Va tocando a todos los niveles de la vida en la marca del proceso de la conciencia de la mundialización de la vida. Afecta a todos sin excepción para penetrar en todas las formas de la vida. Toma progresivamente una amplitud que libera la indignación e inquietud de descontento colectivo. Nuestra supervivencia parece depender cada vez más claramente de un cambio total de nuestros conceptos sobre las condiciones de vida que el orden establecido provoca.
A parte de ser forzada por los cambios, solo la transformación de las condiciones de vida desde la base parece una solución realista ya que siempre les falta a los responsables la claridad de proponer una visión holística y realista sobre el desarrollo armonioso de la vida planetaria. Las creencias de una mayoría de entre ellos no van lo suficientemente lejos del peso ciego del materialismo interesado de la masa inconsciente. Además les falta el coraje para pasar su visión por encima de sus propios intereses, éxito e influencia de poder personal.
La indignación, que esconde muchas veces miedo, no es una solución si no se transforma en una alerta constante hacia unas mejores condiciones de supervivencia del ser humano. Debe ser seguido por un compromiso activo por parte de cada uno para buscar y aplicar nuevas soluciones alternativas, concretas y eficaces, en el interés de todos, para superar los estados de su razón. Nuevas formas más interactivas y participativas y solidarias deben ver la luz, muchas veces fuera del orden existente. Así se crean cada día más peticiones que muestran la aparición de nuevas condiciones de vida, despertando una nueva conciencia colectiva.
Se crea un ambiente para intervenir directamente con el fin de que se tomen sin tardar decisiones para crear relaciones más justas y solidarias entre los seres humanos y su entorno, garantizando condiciones más respetuosas. Es la expresión concreta de la interiorización que sigue a la indignación.
Todavía nos hace falta a casi todos la profundidad y amplitud de visión para poder romper con el peso ciego del dinamismo de los conceptos de la vida establecida ¿No será por eso que en silencio cada uno está esperando la señal cósmica que anunciaría la liberación de este sistema que nos cautiva muchas veces sin darnos cuenta?
A pesar de esta situación alarmante, es justamente en este periodo en el que el nuevo acuerdo cósmico se vuelve más activo y se ancla en el ser humano por medio de la bajada de la luz cristal o transparente del Espíritu de Verdad del que es un reflejo la intensificación de la luz del sol.
Va reforzando la actitud de la voluntad en cada uno de elegir coincidencias cada vez más benéficas para todos. En principio toca solo a los más sensibles espiritualmente, es decir a un porcentaje de los seres humanos. Pero su cambio de estilo de vida es suficiente para indicar la dirección del camino hacia el nuevo orden. Además, vemos como las redes sociales, por la cantidad de sus datos de información, contribuyen a estimular una visión más abierta y social en la masa de la gente. Se crea así una nueva conciencia colectiva que les acerca a las decisiones concretas a tomar sobre la vida. Es la nueva condición en la cual está entrando la humanidad. Prepara una revolución total de nuestra manera de vivir. Es como un periodo en el que el mundo agotado necesita solamente la señal para que el orden establecido reciba el golpe de gracia decisivo para este cambio.  
La expresión autentica de la voluntad de cambiar las condiciones de la vida significa la verdadera liberación del ser espiritual en el ser humano. Es su espíritu quien se realiza como verdad concreta y crea las condiciones de la vida. No es solo un evento individual si no al mismo tiempo un proceso interactivo y colectivo en, por y con todos. Supone una armonización mutua con el fin de poder expresar la verdad de la luz interior para liberar las fuentes de vida:
 Aquí el ser humano debe romper con la repetición automática de sus actitudes, costumbres y ritos conocidos. Debe reinventar con su intuición y con la fuerza del amor incondicionado –por encima de sus propios deseos y convicciones -  de su corazón, una nueva magia. Debe unirle, tanto como sea posible, de manera más armoniosa con el entorno y la conciencia de los demás. Lo hará con y según el propio potencial de su alma con respecto del potencial y el nivel de conciencia del otro y con su libre aportación.
Las viejas formas y ritos exteriores no tendrán importancia, sino, sobre todo la buena voluntad,  la expresión transparente y autentica de actitudes internas de buena intención (apertura del horizonte de nuestros objetivos), buena intensidad (flexibilidad para poder unir y valorar las fuerzas del potencial de cada uno) y el estado de alerta permanente hacia la perfección de la armonía solidaria en el conjunto“.
La transcondicionalización es un paso crucial en la vida hacia el nivel espiritual. Se trata de un cambio de la experiencia de la vida hacia una experiencia transpersonal del yo.
La transcondicionalización implica la creación de un ambiente que va por encima de los límites de la vida manifestada del entorno personal para poder comprender el desarrollo del plan divino y poder transcender los límites de los conceptos establecidos. Implica integrar en la vida el principio de la inmortalidad de nuestra vida que trataremos después. Liberando la memoria de nuestras experiencias el potencial del plan divino recibe un sentido más claro y concreto y permite proyectar coincidencias más propicias para alcanzar y unirse con los diferentes estadios de la perfección de la vida por encima de los límites de una sola vida de encarnación. 
En fin, implica el reconocimiento de que la vida planetaria forma un solo cuerpo transpersonal de conciencia crística o de unión de amor vivo. Es al mismo tiempo referencia y reflejo  de dimensiones cósmicas paralelas. Implica el reconocimiento de diferentes realidades de vida y de conciencia y la necesidad de su exteriorización en la vida terrestre para que se vuelvan reales mediante interactividad consciente. Incluye el reconocimiento de los principios: “cada uno tiene su lugar de gravedad de su espíritu en el universo y el nivel propio de su focalización según su encarnación en la vida de la tierra”, “cada uno es a la vez guía o instructor y discípulo para el otro”, “cada uno tiene su papel y nivel propio en el propósito divino, teniendo en cuenta que todos los papeles y niveles son válidos y son complementarios”  y  el mayor será el menor, y el mayor guiará como el que sirve
Sin la transcondicionalización, la vida no puede ser real y elevarse por encima de sus límites y apariencias materiales. La prueba de este proceso de verdad se da en la medida en que habrá enseñanza “luminosa” sobre el proceso interactivo de la unión de la vida, liberando el potencial individual y colectivo para adaptarse a los diferentes niveles de las necesidades de la evolución de la vida universal y cósmica que es el tema del punto siguiente.
Nos daremos cuenta que cada una de nuestras acciones tiene efectos en el conjunto. Sentiremos cada vez más la necesidad de armonizarnos mutuamente para poder disfrutar de todos los recursos de la vida, indispensables para la perfección de las mejoras coincidencias vitales comunes. En esta armonización se revelarán los diferentes estados o niveles de conciencia complementaria. Se reflejan de manera propia en el ser humano como superrealidades de la vida del universo o superuniversos de los que son puertas las constelaciones del zodiaco con sus significados específicos. Revelan el papel propio de cada uno según su ascensión y entrada en las puertas que lo conducen por encima de las condiciones restrictivas del planeta en el camino de perfección en la conciencia divina universal del Principio Uno del Padre. La vida planetaria es solo una parte de una multitud de condiciones en la ascensión de este camino.
Es un trabajo de estar alerta, de observación estelar y de investigación cósmica a la vez individual y colectiva para reconocer nuestros recursos divinos (talentos) respectivos y para poder expresarlos en las condiciones planetarias de manera lo más propicia para compartirlos. Corta  la ceguera kármica de las tradiciones que mantienen la repetición de las relaciones entre causas y efectos sin aportar las dimensiones de una nueva interactividad más solidaria y participativa. Llama al mismo tiempo al acercamiento de un espíritu científico más abierto para comprender mejor los aspectos energéticos escondidos que interactúan en los diferentes niveles de la Vida Cósmica.
3. La Transconceptualización: es la última fase de la transición antes de pasar al nuevo ciclo. Cuenta cerca de dos años (2014-2016): símbolo de la luz del verbo (propósito inteligente de la creación) y de la señal de la revelación de su camino. Debería culminar en la aparición de la cruz gloriosa marial la madrugada del 31 de julio 2016, antes de la salida del sol como ya hemos explicado en la primera parte. Inaugurará el nuevo acuerdo de la tierra con su entorno cósmico. Significa la disolución de las barreras del entorno planetario para una proyección más amplia de la luz del Espíritu de Verdad sobre todo el planeta. Significa una aceleración de los cambios planetarios con saltos en todos los niveles de su vida, especialmente hacia una nueva orientación climática.   
Este periodo conduce hacia una apertura energética en el cinturón de Van Allen (allen= todos=una abertura en la defensa de todos los niveles de la planeta). Debería provocar una entrada directa de las energías cósmicas formando una cruz de luz cósmica como una doble letra M. Evoca la cruz gamada o esvástica indicando las ondas gamma.  Se liberan por transición de antimateria cósmica que estima la aniquilación de pares de electrones y positrones iniciando el proceso de la eterización de la materia, como le paso ya a la luna. Tendrá en el ser humano un efecto de activación cerebral por la focalización más intensa de la luz espiritual en el centro de la cabeza facilitando su abertura hacia una visión más abierta, completa o global desde la luz de animación más intensa focalizado por el alma del espíritu de su Ser Superior. 
El efecto será el de armonizar las condiciones materiales (mariales) de la vida de la tierra con el acuerdo dinámico de la evolución cósmica. Parecerá claro que la importancia de la evolución de la tierra es relativa y subordinada a la evolución del universo. En consecuencia relativizara la importancia egocéntrica y antropomórfica que el ser humano se da en esta evolución. Se dará cuenta de que las invenciones de la mente terrenal concreta son ilusiones en relación al conjunto cósmico y que sus informaciones vienen al fin del Principio Inteligente Único del Universo. Este Principio Divino, llamado el Padre, no es una invención de la mente humana, sino solo el reconocimiento de una información de este Principio mismo transmitido desde el ser Superior del ser humano a su mente concreta. En realidad el ser humano no inventa nada por sí mismo, solo reconoce en la medida del progreso de los conceptos de su conciencia.
En realidad, es un salto cualitativo de nuestro espíritu en dirección de la unión con este Principio donde somos una individualización y personificación encarnada, condicionada por un espacio y forma, un tiempo y la intensidad de un nivel especifico de realidades cósmicas. Relativiza nuestro egocentrismo e importancia en relación con nuestro Origen Único y Universal. Permite reconectarnos con las realidades superiores de unión de nuestro Ser.
Debería de conducir a la decisión en el nivel de la vida humana de realizar un cambio en la focalización de su vida terrestre a los niveles de su Ser Superior en lugar de a su personalidad, limitada por condiciones materiales, imperfectas y transitorias. Es una decisión de mantenerse focalizado en, el “Ser con el uno” o “ser Cristo”, uno con el Principio Uno de toda vida en lugar de estar solo “YO”, como centro imaginado como lo más importante de toda vida. El aspecto abstracto de este despertar se llama “volverse buda” o “ser despierto” en la luz del Espíritu Universal de Verdad que une todos los niveles de conciencia.
Se dice en este sentido que Buda,(estado del ser despierto en la luz abstracta - nirvana, la esfera de luz absoluta, llamado isla del paraíso - de la conciencia del Principio Universal de la vida) y Cristo (estado concreto  de vivir – en cualquier nivel de la vida creada - en el amor de unión por y con  el  Principio Universal de la vida) trabajan juntos en el Ser Superior Humano. En realidad, Cristo-Buda es un estado de Unión que expresa la fuerza de amor incondicional de la luz del Espíritu de Verdad en cualquier relación de la vida, revelando el potencial y la perfección de unión interactiva en cualquiera de sus niveles de vida que puede alcanzar.
Este periodo pondrá completamente en duda el modo de vida humana conocido hasta ahora. Deshará la validez de todas nuestras instituciones y el valor de nuestros conceptos en relación con nuestro propio futuro y el de la perfección de la humanidad. Es el epílogo del ciclo pasado con sus límites hechos incoherentes y en desuso para nuestra evolución espiritual. Las experiencias de los periodos precedentes nos mostraran más claramente las exageraciones de sus ilusiones y las consecuencias destructivas de sus divisiones y contradicciones. Relativizará la importancia de la vida individual si no está integrada de manera armoniosa en beneficio de la vida colectiva. Este cambio de la orientación de la vida desde abajo hasta arriba, a la vida de unión del Espíritu de Luz es nuestra entrada en el reino divino de la que hablaba Jesús. En realidad, el propósito del plan divino es que este reino se acerque y se concretice en la tierra.
Eso es nuevo en relación de la “buena nueva” sobre el reino divino revelado hace dos mil años. Jesús hizo una llamada a la fe en el corazón de cada ser humano individual sin tener que preocuparse por los aspectos colectivos de su vida. Efectivamente, la entrada en el mundo espiritual del reino divino empieza a nivel personal, a pesar de que la influencia del entorno tiene mucho impacto en esta iniciación. Para entrar en el reino solo hacía falta la fe de la buena voluntad de aplicar la ley universal de amar a Dios sobre todo, con todo su corazón, y todas sus fuerzas con el fin de hacer su voluntad. Este amor paternal e incondicional se traduce en la práctica en el amor fraternal de amor al otro como a uno mismo. Pero no había ningún objetivo político, social, económico o religioso directo o concreto. Cuando Jesús dijo: “Yo y el Padre somos uno” la mente de subordinación de la época no podía captar las consecuencias del hecho que el Principio Padre es al mismo tiempo el Principio de igualdad de servicio en cada uno de nosotros como hermano y hermana.
La armonización con el nuevo acuerdo cósmico pide una comprensión y un compromiso más grande. Se refiere más  directamente al Espíritu Superior de unión del ser humano y llama a la aplicación de la ley universal del amor como la ley de las relaciones justas. Tampoco da indicaciones directas y precisas de naturaleza política, social, económica o religiosa. No obstante indica una actitud más participativa, interactiva, fraternal y solidaria de cada uno al conjunto. Pide más realismo, siendo más responsable en la perspectiva de una mayor armonía o equilibrio con uno mismo, el entorno y los demás con el fin de crear un ambiente de unión colectiva más respetuosa en todos los terrenos de la vida (la responsabilidad enfrente la sobrepoblación, el sobreconsumo, la sobreexplotación de los recursos, las sobreproducción…)
Pide dejar la imposición de condicionamientos, deseos e intereses que están en contra de la supervivencia de la humanidad y no tienen cuenta su servicio al mayor bien de la unión armoniosa del conjunto, lo que evoca la creación de un nuevo orden.
La acentuación de la imposibilidad de resolver las crisis va incitar a los más sensibles a la Verdad del Espíritu Uno a unir sus fuerzas. Saben interiormente que es necesario para poder concretar un nuevo orden de vida. La acumulación de los cambios conduce inevitablemente a la constatación de la equivocación en las relaciones entre la gente por falta de visión global,  holística  y dinámica. Permite comprender que la vida de ascensión hacia su perfección se construye en la perspectiva de un acuerdo de relaciones cada vez más directas o participativas, interactivas, valorizándose mutuamente como fraternales y solidarias entre los seres humanos. Se descubre que el propósito divino del Espíritu Uno es el despertar de una nueva conciencia colectiva que tendrá inevitablemente su efecto sobre la organización de la vida en la tierra. Es decir el orden humano y la mente humana deberían acercarse de la mente divina y el orden espiritual quien dirige.   
Los esfuerzos de unirse para relacionarse de manera justa no tendrán realmente éxito antes de que la mente humana rompa con los viejos conceptos que sacan solo su fuerza desde referencias establecidas desde el exterior como fama, diplomas, maestría, ritos, teorías, técnicas o poderes. El éxito necesita el vivir experiencias auténticas por dentro, proyectándolas en el dinamismo constructivo de interactividad entre las experiencias auténticas del otro. Supone “juntar sus experiencias e ideas originales” dejando todas las formas que suponen condiciones de iniciación previa para la libre participación de cada uno. Aprender a proyectar, de manera directa y auténtica, nuestro potencial en la armonía del conjunto como servicio al mayor bien de todos es el aspecto totalmente nuevo del tiempo. Situar la vida y sus expresiones en el Espíritu de Unión con todos es la actitud de solidaridad. Es la práctica del amor fraternal que acerca el Espíritu Uno al espíritu humano. Acerca así el hombre al aspecto paternal o creativo de su naturaleza divina. Es actualmente un tema de mucha confusión espiritual por falta de referencias.
Las nuevas condiciones de vida piden efectivamente referencias. Necesitan la exteriorización de una jerarquía espiritual natural, universal (o neutra) y orgánica entre los participantes.  La espiritualidad de esta jerarquía no se fijara en reglas concretas y dogmas como las religiones tradicionales. Expresará el principio de una espiritualidad de religación o de unión religiosa universal respetando el nivel religioso específico o de conciencia de reunión de cada uno. Será como el reflejo vivo del progreso de la humanidad sobre el camino hacia su unión con el Principio Único de la vida. Unirá las enseñanzas de sus búsquedas, de sus experiencias y de su progresión de comprensión de toda clase en una visión global y dinámica. Formará como paneles evolutivos que indican el camino hacia la unión fraternal de la humanidad en el mismo Principio Inteligente Universal. La unión espiritual forma parte del camino hacia el Padre.
Llamará al reconocimiento de que cada uno es un guía o instructor espiritual “específico” para el otro. Cada uno puede ayudar a su manera, a su tiempo y con su fuerza de valorización a conectarnos con las diferentes realidades y niveles superiores de nuestra vida de unión con el Gran Instructor Único Universal, que llamamos para la tierra el Instructor del Mundo.
Efectivamente, cada uno de nosotros focaliza a su propia manera el Espíritu del Instructor del Mundo. El conjunto de estas focalizaciones forma una jerarquía de solidaridad fraternal. Se basa en las experiencias espirituales creativas, concretas y directas, el amor incondicional y la sabiduría viva de cada uno. Testimonia, enseña y promueve la armonización mutua directamente en la práctica de la vida concreta mediante el crecimiento de la interactividad participativa de cada uno, sea cual sea el terreno de la actividad: política, social, económica, profesional, científica, saludable o religiosa. Esa es la base del concepto del nuevo orden.  
El nuevo orden se instalará quitando progresivamente la justificación de su autoridad por fuerzas de mayoría o partidos de mayor influencia. (La realidad muestra que en las elecciones actuales, los elegidos muchas veces no pueden contar sobre una mayoría de los votos de su propio campo, contando las abstenciones, los votos blancos y los votos de bloqueo). Dejaran lugar a la interactividad participativa más directa (como por ejemplo fórums públicos). En lugar de que la masa se quede esperando soluciones de fuera y de arriba, se pondrá más y más en movimiento por el despertar del principio que servir el mayor bien del conjunto es servir al mayor bien de uno mismo. Significa una revolución total en nuestro concepto sobre nuestras relaciones humanas.
Esta jerarquía se volverá como una referencia luminosa y orgánica de la unión entre los diferentes grupos humanos. Cada uno se sentirá integrado en ella como un trocito de servicio útil, necesario y complementario para facilitar las relaciones entre la vida individual y colectiva y la participación de cada uno. Cada uno contribuirá al compartir de la proyección de su potencial en el conjunto, al convivir la interactividad en el espacio y las formas, en el momento y con la intensidad apropiadas y al colaborar en la participación fraternal mutual con el fin de reforzar  el acuerdo de solidaridad entre todos sin deber recurrir a divisiones o exclusiones.

Esta jerarquía no formara una escala de importancia de poder sino de amplitud de dirección de visión, de disponibilidad de servicio y de universalidad de compromiso fraternal al mayor bien de la unión del conjunto humano.
Será como una estructura cristalina de luz solidaria de unión fraternal entre los seres humanos. Es decir que su luz transciende por su transparencia todas las especificidades de los colores divididos pasando por la forma piramidal de un prisma. Como instrumento universal de relaciones justas, refleja una visión espiritual de religación universal o neutra de esta unión fraternal (//laico o láctea). Será la concreción más visible y luminosa  de la comprensión del Espíritu de Verdad en el nuevo ciclo planetario.
Esta concreción jerárquica de la ley de relaciones justas necesita referencias como centros libros de información, de enseñanza, de investigación, de interactividad y de experiencia viva, o todavía redes abiertas y estructuras cooperativas. Es una aplicación más concreta de la ley de amor incondicional para los nuevos tiempos.  
Serán bibliotecas vivas de experiencias, de búsqueda y de enseñanza de solidaridad para iniciarse en el servicio de la armonización solidaria de la vida. Su misión es ofrecer referencias de  expresión de la vida como una celebración de participación a una armonización colectiva por medio de comunicación solidaria a través de la convivencia, el compartir y el colaborar en un espíritu de respeto, de perdón y de compasión con todos. Son las técnicas del trabajo de síntesis. Estas nuevas formas de comunión de compromiso interactivo y participativo serán las herramientas de la creación del nuevo orden y el éxito de su coherencia, su belleza y su unión en una paz verdaderamente duradera.
El espíritu para llegar a esta concreción necesita una actitud nueva de juntar en lugar de separar y analizar mentalmente. Las nuevas condiciones incitarán al desarrollo de la interactividad entre todas las partes del cerebro. Se calificará como la comprensión y la conciencia de síntesis que conformarán mentalmente la base de la creación de la solidaridad humana y sus acuerdos que pertenecen a la cuarta dimensión.
Los valores de la revolución francesa  – igualdad, libertad y fraternidad, los principios iniciadores de la gran transición de la humanidad – quedaban en gran parte como letra muerta por la falta del dinamismo de solidaridad. La solidaridad dinamiza, concretiza y une los valores fundamentales de los acuerdos de unión del ser espiritual y divino. Es decir que no habrá solución y perspectiva de una vida mejor o más perfecta en ausencia de una visión solidaria que respete la escala o jerarquía de sus relaciones de amor, sabiduría y conciencia realizada en la marca de la unión de la Gran Vida Única Cósmica.
Tampoco es realista pensar el poder pasar de repente de la imperfección humana a un mundo divino sin pasar por los peldaños de la ascensión progresiva en solidaridad.  
Esta ascensión pasa por ajustar nuestras relaciones proyectando los efectos posibles de nuestras expresiones (voluntad, palabras, actos, pensamientos) en la vida colectiva en el marco de nuestro servicio óptimo para su mayor bien. Pide un concepto de vida que valora, en la perspectiva de la mejor armonía, las diferentes maneras, condiciones, potenciales y niveles de consciencia del ser humano en la perspectiva de su perfección como cuerpo uno. La interactividad participativa y su expresión con respeto a la unión solidaria entre las diferencias en la perspectiva de la unión es el desafío del nuevo orden.
El concepto del nuevo orden de la vida pide la aceptación permanente de la presencia paternal del único Espíritu de Verdad de la vida como hermano y hermana en todos. En este contexto no habrá ninguna exclusión de nivel de individualización, de realización, de conciencia o de unión. No habrá ninguna dominación de uno sobre el otro. No forzará a ninguna persona a cambiar en contra de su propia autenticidad, convicciones o potencial. Desde el espíritu de unión únicamente habrá que mantener el rechazo para actuar en contra de la armonía solidaria. La exclusión no podrá venir más que desde el individuo mismo que no pueda aceptar el actuar en el espíritu solidario de servicio para el mayor bien del conjunto. Es la libertad de cada uno excluirse a si mismo y juzgarse a si mismo por ello.
La unión de las fuerzas de los grupos que se forman ya en este nuevo espíritu solidario constituye el fermento innovador de la gran transición de la sociedad humana. Con sus nuevas formas constructivas abren la puerta a la humanidad para  su integración en la Gran Fraternidad Universal Cósmica.
Estas fuerzas, creando en concreto relaciones más respetuosas por su servicio al mayor bien de uno mismo, el entorno y los demás, revelarán concretamente el camino a elegir para alcanzar las mejores condiciones de vida y la ascensión de la humanidad en el camino al Principio del Espíritu Uno, llamado el Padre.
La verdad espiritual se muestra a través de la verdad solidaria de nuestras expresiones de vida. Pide una regla fundamental y muy realista: “permitir que las cosas estén a todos los niveles como lo que son y no otra cosa”. Para eso, hace falta que aprendamos a visualizar el libre acercamiento y participación propia y activa de cada uno y que las formas en la materia expresen y coincidan con la realidad del espíritu. Es decir que aprendamos a ser conscientes de que expresamos, tanto como sea posible, realidades auténticas internas, adaptadas al potencial de la comprensión y de la participación activa de cada uno en lugar de fijarnos en ritos simbólicos externos.
El interés es que la verdadera espiritualidad no sea solamente reservada a iniciados, o a un grupo restrictivo como en el pasado. Las iniciaciones se harán a través de las interacciones colectivas, liberando a través de la creación del equilibrio concreto y transpersonal las informaciones de las dimensiones superiores de la vida y la manera propia para cada uno de religarse con ellas. Aunque a veces puede ayudar, la uniformidad (de espacio, condiciones e intensidad) no es condición, ni garantía para la unión. Por la diferencia de nivel de conciencia y del acercamiento de cada uno es a menudo lo más importante el espíritu de solidaridad.

No hay comentarios:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra