translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

martes, 9 de diciembre de 2014

El chakra coronal

Las informaciones recogidas sobre el chakra de la corona nos enseñan que se sitúa en la cumbre de la cabeza. Contiene la materia gris de la periferia de los hemisferios cerebrales. Otros indican de las fontanelas encima de la base del cráneo. Se menciona también el sistema nervioso central. Tiene una noción más espiritual y transpersonal que física.

Tenemos en el nacimiento dos fontanelas. La gran fontanela anterior y la fontanela posterior que se cierra más rápidamente que la primera. Son en forma de rombo. La palabra fontanela nos indica bien las fuentes invisibles (fontes) del espíritu de nuestra vida. Son en principio como membranas o puertas. La forma del rombo es efectivamente como una ventana celeste. Se refiere a la bajada (involución) y subida (evolución) de las energías que forman en nuestro cuerpo dos triángulos o pirámides multidimensionales invertidas. De su fusión sale la imagen de la estrella de David. Lo encontramos también en la representación tridimensional del merkaba.
Concretamente, situamos el centro de la puerta del chakra de la corona en el nivel de la fontanela anterior, sobre el cráneo un poco detrás su centro, encima de la de columna vertebral y de la parte atrás de las orejas. Parece corresponder al punto “Baihui”  de armonización de todas las (100) energías, donde se juntan los meridianos de la acupuntura.
En realidad, su función es interconectar las energías de nuestros chakras, y también conectar su conjunto con el mundo multidimensional de nuestro espíritu que incluye mucho más que nuestro espíritu individualizado.

Como todo chakra, tiene más de un centro. Pero en el nivel de la corona es más amplio porque su función de interactividad con las otras dimensiones energéticas es más extensa. Su potencial de interactividad es holística y viva. Su papel es unir los demás chakras y sus dimensiones por encima de su función específica de manera viva, como las barritas de la memoria viva de un  ordenador. Está claro que  desarrollar este potencial forma parte del plan del desarrollo de la evolución humana, su perfección física, emocional, mental y espiritual.

La historia humana nos da indicaciones preciosas sobre este desarrollo en la manera en que el ser humano cubría su cabeza en el tiempo (también barette, barretina). Así los romanos cubrían a sus héroes con una corona de laurel, símbolo de la victoria. Los reyes se instalaban mediante su coronación, símbolo de la gloria de su autoridad sobre todos. Los eclesiásticos se cubren de tocas que indican su conexión con el mundo espiritual y divino (tiara del papa, mitra del obispo o la pandita de los budistas).
Lo más significativo nos daba la coronación de Jesús. Recibía una corona de espinas. Simbolizaba la incomprensión de su entorno. Los condicionamientos mentales limitaban a la mente humana comprender y aceptar la unión de su espíritu humano con el Espíritu Padre Creador  que se manifiesta en el hijo del hombre como El Espíritu Uno de Cristo de Amor. Era la costumbre primitiva de sacrificar a los que no vivían según las normas. Desde esta incomprensión, el sacrificio de Jesús se convertía en una manera de recibir la gracia del mundo divino. Muchas veces se manifiesta así.
Si, la conciencia no se concentra solo en la cabeza sino en y alrededor de todo el cuerpo, ya sabemos desde hace muchos años que la cabeza funciona como el mecanismo del ordenador (como entidad), que es nuestro ser espiritual y del que nuestro cuerpo físico forma la tarjeta madre en la cual están puestos los diferentes elementos para su funcionamiento. Nuestro espíritu manda a nuestra alma exteriorizarse en un cuerpo. Lo que nuestros sistemas corporales y sutiles no pueden programar no podemos manifestar. Es decir, hace falta que el alma alumbre la línea de luz de su potencial y experiencias, conectándose a través de la cabeza con el corazón, para que nuestra conciencia se despierte y se materialice de una manera viva.

Desde que el hombre empieza a responder a la llamada del Espíritu de Amor, las energías del cuerpo comienzan a elevarse. Es decir la corriente evolutiva (subiendo) en nuestro cuerpo se vuelve más interactiva con la corriente involutiva, provocando una elevación de nuestra vibración atómica. Estimula en primera instancia el despertar de la conciencia individual, afinando nuestra sensibilidad y perfeccionando la evolución de nuestro cuerpo mental y sus capacidades de percibir, interpretar y comprender. Con el tiempo todo ello tiene un efecto de interiorización espiritual que conducirá finalmente a quitar al hombre toda forma de sombrero para expresar su nueva libertad que se encuentra también en la manera de tratar su cabello.

Este proceso de individualización debía conducirnos hasta la crisis actual de la división por el individualismo. Nos llama a una nueva visión holística que abre una perspectiva hacia un nuevo orden de unión. Mientras tanto, el centro del chakra de la corona se abre más y más, permitiendo acercar el centro “alta mayor” del alma por encima de la cabeza con nuestro cuerpo encarnado.

Efectivamente, el cerebro humano está, desde joven, mucho más estimulado y se vuelve más interactivo. Pone en marcha una crisis del sentido y de la autoridad en la vida. Conduce hacía un proceso de reprogramaciones mentales que se pueden encontrar entre otras en reacciones cutáneas a nivel del cuero cabelludo, a nivel del equilibrio y del cuello o por medio de migrañas. Estos fenómenos pueden mostrarse violentos. Son a menudo reacciones en cadena frente a los cambios de la cualidad de las vibraciones energéticas en el cuerpo. Es una acumulación interactiva en el bien o en el mal, entre causas y cambios de diferentes clases como: alimentación, movimiento, estrés, emociones, nuevas comprensiones, hábitat...

Formando antes solo un pequeño centro, la intensificación de la energía de luz de la conciencia se expande mediante la activación de más zonas cada vez o centros energéticos en la parte  alta del cráneo. Corresponde a una actividad más intensa de diferentes partes del cerebro. Casi invisibles, puntos nuevos se despiertan de esta manera alrededor del centro original del chakra coronal. Nos revelan la evolución energética y espiritual del arquetipo humano. En fin, estos tiempos de activación energética estimulan la comprensión progresiva en la que cada uno forma parte de un todo como un “servidor inteligente” o instrumento de servicio. Es la consecuencia de una nueva visión que se revela sobre una realidad de vida más abierta, más completa, holística y clara. Las viejas creencias se vuelven más irreales, limitadas y obsoletas. Se desnudan de sus ilusiones y de la fantasía de una mente infantil que necesita de un idioma simplificado y de una autoridad con sus referencias propias para poder situarse.  
Llegados a este punto de transformación mental el chakra de la corona y su funcionamiento ganan en importancia. Hace unos veinte años, investigando el reflejo de los chakras en dibujos de la cabeza, nos venían diferentes puntos, la mayor parte en doble, haciendo referencia a ambos lados de la cabeza. De este razonamiento salían por lo pronto tres circuitos evocando la imagen de un ser humano en postura de meditación como el Buda. La vida es un libro abierto con referencias significativas, adaptadas a cada manifestación.


Durante los últimos meses y años nos llegaba una elaboración más completa que estamos comprobando con talleres prácticos. Al final nos hemos dado cuenta que se activaba una doble serie de 14 puntos o más bien zonas que reflejan la interiorización y exteriorización de los centros energéticos (chakras) del cuerpo con el despertar de la nueva conciencia espiritual individual y colectiva de unión. El conjunto forma como dos anillos alrededor del cráneo. Expresa la alianza entre el dominio del espíritu (ser divino) y la sumisión de la forma (personalidad) que se crea mediante la activación de ambos, conduciendo a una interactividad más intensa.


Efectivamente, hemos notado que esta activación es en primera instancia el resultado de la estimulación interactiva de todo el cerebro a través de los sentidos, sobre todo mediante las ondas de luz (luz eléctrica, ordenador y cambio de la luz del sol…) que son portadoras de información inteligente. Después sigue el impacto de las ondas auditivas (radio, música, teléfono, ruidos mecánicos…) que cortan los biorritmos y ritmos energéticos de nuestros cuerpos. Después siguen los demás sentidos. Si, nuestra sociedad moderna aparece a menudo como un dragón de fuerzas caóticas, todo se crea desde la (con)fusión del caos.  


Esta activación intensifica la conexión con el centro solar de nuestra alma encima de la cabeza, que llamamos el centro alta mayor. Abre la relación entre alma, cerebro y corazón para alumbrar su luz dorada en el corazón. Esta relación forma el camino de la revelación. Es como un túnel. Es, desde el momento de su apertura cuando empezamos la alianza divina o “partenariado fraternal  con el Espíritu de Verdad del Cristo dentro de nosotros. Es un acuerdo espiritual  que eleva nuestra conciencia por encima de los límites de nuestra personalidad hacia la verdadera naturaleza divina de nuestro Ser Superior. Desde esta revelación, como efecto del contacto con nuestra alma, podemos elegir entrar en un proceso de armonía que nos lleva hacia una  unión superior con toda la Vida, liberando nuestra memoria espiritual sacando progresivamente las espinas de nuestras dualidades, separaciones, conflictos, sufrimientos, condicionamientos y límites físicos, emocionales, mentales, incluso espirituales.

Así, en la medida en que se despierte nuestra conciencia de unión con el mundo del espíritu Uno, el chakra  de la corona se expande desde su centro en dos círculos, armonizándose con el disco esférico del alma. Funciona como un diafragma de luz (como en un aparato fotográfico) que se abre progresivamente, a menudo y por momentos de repente. Filtra las diferentes fuerzas luminosas espirituales que se presentan como una luz transcendente que se divide en 7 rayos (de colores y sonidos) como el efecto de un prisma. Según esta filtración estas  fuerzas  estarán más o menos presentes en nuestro cuerpo y de una manera más o menos armoniosa. Forman la base de nuestra vida y sus experiencias. Se reflejan a través de nuestras expresiones por medio de nuestros chakras. Indican el trabajo específico de armonización que está el desafío de la vida de nuestro espíritu en su encarnación actual.
Entonces, la expansión del chakra de la corona no nos parece solo un reflejo de la evolución del ser humano en su conexión con sus cuerpos de encarnación sino también un reflejo del proceso de los estados de nuestra alma y la conexión de su espíritu con las realidades y estados de conciencia superior. Por medio de nuestras investigaciones hemos experimentado la apertura de los diferentes puntos más allá del centro de la fontanela anterior.


Nuestras experiencias muestran que hay tres planos de expansión en el chakra coronario. Nos  hace pensar en la alta mitra papal (tiara o triregnum) o lqa del rey escita Saitafernes de Crimea que indican los tres niveles de reinos de vida: el reino físico, espiritual y divino:

- el plano más elevado en el centro: es el plano divino de la conexión con  nuestra alma y su Principio Creador Inteligente Universal de Amor. En
este nivel entra y sale el hilo o cuerda de oro de la vida por cual pasa la luz del espíritu para encarnarse o desencarnarse. Es un túnel, o más bien un campo de luz de irradiación en los tonos de azul-violeta-blanco irisado, según la intensidad de la unión alcanzada por nuestro Ser Superior con las realidades superiores de la Gran Vida Una Crística.

 - el plano intermedio del cráneo: es el plano de interiorización (sephiroth) de nuestra evolución espiritual y divina. Se sitúa más allá de la curva del cráneo. Une los diferentes puntos o zonas que reflejan los chakras por pares opuestos, excepto el cóccix. Forma el corazón del árbol de la vida o también el sephiroth, los centros de emanación de las potencias de nuestro espíritu. Podemos traducir estas potencias como las virtudes principales: bondad, suavidad, paz, armonía, verdad, amor y sabiduría. Estas potencias o fuerzas espirituales guían y valorizan nuestras experiencias de vida y son estimulados por nuestra relación con los elementos del sistema solar y su fuerza energética central  (Kundalini).

 -  el plano exterior del cráneo: es el plano de la exteriorización de nuestra evolución espiritual. Se sitúa en la curva del cráneo donde se apoyan  las coronas de los reyes y otras personas. Aquí también los puntos o zonas que reflejan los chakras están doblados, excepto el punto más frontal del coronal mismo. Indican nuestra relación con el mundo exterior y la evolución de nuestra consciencia con, por y en el otro. Estos puntos y su interactividad circular están estimulados por nuestra conexión con los centros energéticos (Antares, Gemma, Thuban, Polaris, Capella, Sirio, Canopes) de la galaxia y su fuerza central (Kundalini) y también con las energías arquetípicas de la conciencia que se concretan a través los 12 signos del zodiaco y cuyo reflejo es nuestro nivel de conciencia.


La individualización y activación de estos diferentes puntos suponen armonizar los diferentes niveles de nuestro cuerpo y sus centros energéticos. Permite a nuestro espíritu individualizado situarse y reconocer su papel de servicio en el conjunto planetario, incluso cósmico.  Sobre todo facilita la perfección de la percepción de nuestro cuerpo mental permitiéndonos entrar en el mundo del mental superior y entrar en los acuerdos cuánticos de unión de las dimensiones superiores del plan divino.


En la medida en que nuestra conciencia se abre, la vida nos parece como un libro abierto. Nos  enseña que todo tiene un sentido y transmite una enseñanza para entrar en un mundo, que es a la vez más global, verdadero y sutil. Ya hemos mencionado que las diferentes formas para cubrir la cabeza evocan la evolución de las energías del chakra coronario del hombre culto.
Sin embargo, está claro que llevar estos objetos no es una garantía para la cualidad del chakra de la corona y del acuerdo alcanzado con el Espíritu Uno. El ser humano da a los objetos que son la expresión de una confirmación de unión superior un valor sagrado. Es decir se vuelven puros, inviolables y totalmente protegidos. No obstante, la fuerza de la persona sacralizada, ya sea por la coronación real o la ordenación sacerdotal, depende de su actitud espiritual el poder entrar en el nuevo orden de unión superior y además poder expresarlo mediante actos que expresan las dimensiones del nuevo acuerdo alcanzadas en el conjunto. Su verdadera fuerza no depende entonces del símbolo que se pone sobre la cabeza.


La verdad de la fuerza del Espíritu es viva. Son, los actos los que demuestran su verdad. Transcienden todos los símbolos. Los símbolos son siempre pasajeros según las condiciones del tiempo. Los objetos sagrados son como flores. Son efímeros. Por contra, el Espíritu es por esencia sagrado porque es uno e inmortal. Nuestro chakra coronario es como una foto momentánea e instantánea, la memoria viva de nuestras realizaciones en, por y con el Espíritu de Unión. Cuando irradiamos unión no necesitamos objetos para expresarlo. Tienen el peligro de acentuar la importancia del ego en lugar del Espíritu del Uno. Somos las primeras formas sagradas de la vida. Cada distinción contiene el peligro de separarnos del Espíritu Sagrado de la vida. Así podemos decir que el chakra de la corona está conectado con la expresión del Espíritu de Verdad. La verdad de ser en el amor del Uno es nuestra esencia más sagrada.


La expansión del chakra de la corona parece que también es muy importante para la apertura del sexto chakra. Se sitúa en el centro de la cabeza. Llamamos a este centro “alta menor” como la contraparte materializada del centro “alta mayor” del alma encima de la cabeza. Funciona como el procesador de síntesis de la memoria viva de nuestro chakra de la corona. Estimula la interactividad de todas las partes del cerebro, y a medida que nuestro cuerpo mental se perfecciona el chakra de la corona puede unir todas informaciones de las diferentes dimensiones de nuestro cuerpo como memoria viva. De la capacidad de nuestro chakra de la corona para realizar la unión o acuerdo entre las diferentes informaciones, depende nuestra visión más o menos holística, una visión más o menos elaborada y expresiones más adecuadas y auténticas y menos automáticas. Es decir, de la capacidad del chakra de la corona para unir, depende también la capacidad del cerebro para interconectar más o menos todos los funcionamientos del cerebro y crear el punto de iluminación de la información multidimensional de comprensión en su centro.  Esta iluminación es la que nos da una comprensión conforme a la inteligencia divina que comprende el corazón, pero no la mente concreta limitada.  

¿Qué hacer para desarrollar la expansión del chakra de la corona? La respuesta es simple: seguir un estilo de vida que conduce hacia la visión holística de síntesis. Es decir, conduce hacia acuerdos de unión dentro las diferencias y no hacia la división, la separación y la exclusión. Incluye nuestra manera de vivir, de comer, de descansar, de vestir, de trabajar, de pensar, de actuar y de hablar. Concretamente es compartir, convivir, colaborar y comunicar de manera solidaria con todos aquellos que quieren crear de manera libre, como hermanos y hermanas iguales, un nuevo orden de belleza mediante el dinamismo de su unión en respeto mutuo. Así es como funciona y se perfecciona el chakra de la corona.

La prueba que muestra que el desarrollo del chakra de la corona de una persona avanza, se muestra en la cualidad de sus actos, palabras y pensamientos. Valorizan la vida como una celebración de valores. Testifican el amor incondicional que permanece en la forma de inteligencia creativa que es lo propio de la sabiduría. 

El desarrollo del chakra de la corona es de importancia capital para nuestra vida. En realidad, es el que canaliza las energías que vienen del plano sutil del alma y que determinan el grado de nuestra encarnación. De manera que estas energías se relacionan con las energías de la manifestación y según la intensidad que tienen un impacto en ellas, nuestro espíritu es más o menos presente en la dimensión planetaria o queda más o menos en otros planos En realidad es el Espíritu Uno que se manifiesta a través nuestras encarnaciones. Nuestras experiencias forman la realización del potencial de sus experiencias.

A través nuestras experiencias aprendemos que el desarrollo del chakra de la corona y su funcionamiento influye mucho en la manera que estemos encarnados. La focalización del Espíritu de nuestro Ser superior sobre nuestra personalidad tiene un efecto diferente según la penetración de las energías espirituales en nuestros cuerpos de encarnación. Además afecta a nuestra conciencia del Espíritu Uno dentro de nosotros y nuestra conexión con El. Es diferente según su condicionamiento, filtración u obstrucción.
La filtración de las energías espirituales a nivel del chakra de la corona explica entonces que todos estamos encarnados de manera diferente o presentes en la tierra. Elegimos un lugar bajo la luz creativa divina en un cuerpo que se identifica con más o menos resistencias según el nivel de transición (las experiencias) que nuestro espíritu ha realizado  ya en el potencial del Espíritu Uno. Así nos encarnamos literalmente bajo la luz del sol, más o menos filtrado por la fuerza armonizante de las nubes (resistencias).
También esta filtración explica la dificultad para aceptar y comprender las diferencias de nuestras encarnaciones con el fin de poder crear la armonía que nos lleva de nuevo hacia las fuentes de vida de la Unión Original  de nuestro Paraíso común perdido.
Aclara también que el Principio Uno de nuestros espíritus, a pesar de que esté presente, no se muestra en cada encarnación de la misma manera. El origen de nuestros espíritus individualizados queda de verdad siempre igual y sacamos siempre toda fuerza potencial del mismo.

Esta diferenciación forma parte del plan divino y su desarrollo. Es la base de nuestra libertad de experimentar nuestro potencial original común de manera propia y con un papel propio. Esta riqueza de diferenciación crea la tensión del desafío de nuestras encarnaciones con el fin de encontrar a través ella la unión y la verdad del Espíritu Uno. Es justamente porque lo propio de la creación es que todo a todos los niveles de lo creado sirve a Su Creador. Encontrar la unión en las diferencias es justamente el papel del chakra de la corona.
Por medio del chakra de la corona es cómo podemos entrar en la unión con nuestro Ser Superior y su Principio Creador Universal. En el entrar en su unión está la magia de la vida, está nuestra conexión con nuestro arquetipo etérico-espiritual y su luz sanadora crística (la llama violeta). Nos reconecta mediante el despertar de nuestra conciencia espiritual con el potencial de amor y sabiduría del Ser Único y universal de Cristo.
Desde estas observaciones de nuestra conexión con nuestro Ser Superior viene muy natural la tendencia de dirigir nuestra atención hacia la cumbre de nuestra cabeza. Nos hace falta poco a poco desarrollar una tensión de conexión más duradera, sin forzarla todavía.
Esta actitud de conexión acerca nuestra personalidad al Espíritu de nuestro Ser Superior y focaliza su conciencia de manera que se hace más presente, impersonal y universal. Así el impacto del “yo de separación” de nuestra personalidad se relativiza y se alinea. Empezamos entonces a vivir desde la voluntad del Espíritu Uno, el Padre, desde la perfección de arriba y menos desde los deseos de abajo.

Además, estimulando de esta manera el chakra de la corona, el Espíritu de nuestro Ser Superior se abre a la fuerza de la Verdad Omnipresente del Espíritu Uno. El tiempo se nota más y más como trans-temporal a los límites y condicionamientos de la manifestación. Nuestras percepciones empiezan a liberar cada vez más el sentido multidimensional de sus informaciones. Todo se vuelve más inteligible y coherente. La mente concreta no puede captarlo, ni aceptarlo sin tener un sentimiento de que sus esquemas se rompen y que pierde toda referencia conocida. Cae en depresión.

En esta evolución las experiencias de nuestro espíritu encarnado se convierten en momentos de expansión infinita por encima de la muerte, por encima de los límites de la manifestación en las formas. De esta manera se revela el aspecto inmortal de nuestro espíritu, liberando la memoria que fue encerrada detrás de los límites aparentes de nuestros cuerpos de encarnación. Entramos entonces en nuestra resurrección por encima de los muertos.
La vida aparece cada vez más como un flujo inteligente que se construye sobre una línea de coincidencias más y más armoniosas e inteligibles. La noción de fatalidad se sustituye por profundos sentimientos de libertad, de confianza y de ser ayudado y guiado. Efectivamente el mundo del espíritu es por esencia más solidario y cooperativo que el mundo material.
Vienen siempre más soluciones y una visión y línea de vida cada vez más claras.

La vida se vuelve como una revelación y experiencia de su propia fuerza y potencial del hecho de ser profundamente una. Los problemas y resistencias existen solo por causa de la perdición de la relación con el prójimo. Se disuelven cuando reciben de nuevo su referencia en el conjunto.

En este contexto nuestras experiencias se convierten también en las experiencias para los demás y lo contrario. Nuestra interactividad y solidaridad con todos y el todo se engrandece. Realmente se crea la auténtica actitud de fraternidad que cultiva la cooperación entre socios iguales, la convivencia respetuosa, la colaboración en apoyo mutuo y la comunicación directa, franca y abierta al servicio del mayor bien de la vida del conjunto y de cada uno. Un verdadero proceso de fusión con el Espíritu Uno se pone en marcha.
Finalmente, la importancia de nuestra personalidad se relativiza como papel de servicio propio al mayor bien del conjunto. No hace falta ya defender más la personalidad sino que se mostrará la verdadera naturaleza de este servicio reconocido. La pequeña mente humana no puede valorarlo correctamente  por el hecho de que lo ve todo de manera separada y dualista, el uno como amenaza al otro, en la doble perspectiva de la ganancia material y personal que nos separa el uno del otro y nos coloca por encima o por debajo de los demás.
El trabajo de concienciación con el chakra de la corona es un trabajo de romper los esquemas de nuestra pequeña mente humana. Es un trabajo de síntesis, de poner todo en el conjunto. No es un trabajo mediante aspiración sino de búsqueda concreta de armonía y de unión en la vida de cada momento. No soporta la sumisión o la dominación, sino que pide la flexibilidad de abertura del espíritu, de paciencia hacia los resultados, de perdón frente a los errores  y compasión frente a las andanzas. Es el camino de nuestro renacimiento sin fin, de nuestra resurrección continua en el Espíritu Uno de Verdad, de la victoria de la vida eterna sobre toda muerte pasajera.

El desarrollo del chakra de la corona es de importancia capital para nuestra vida. En realidad, es el que canaliza las energías que vienen del plano sutil del alma y que determinan el grado de nuestra encarnación. De manera que estas energías se relacionan con las energías de la manifestación y según la intensidad que tienen un impacto en ellas, nuestro espíritu es más o menos presente en la dimensión planetaria o queda más o menos en otros planos En realidad es el Espíritu Uno que se manifiesta a través nuestras encarnaciones. Nuestras experiencias forman la realización del potencial de sus experiencias.
A través nuestras experiencias aprendemos que el desarrollo del chakra de la corona y su funcionamiento influye mucho en la manera que estemos encarnados. La focalización del Espíritu de nuestro Ser superior sobre nuestra personalidad tiene un efecto diferente según la penetración de las energías espirituales en nuestros cuerpos de encarnación. Además afecta a nuestra conciencia del Espíritu Uno dentro de nosotros y nuestra conexión con El. Es diferente según su condicionamiento, filtración u obstrucción.
La filtración de las energías espirituales a nivel del chakra de la corona explica entonces que todos estamos encarnados de manera diferente o presentes en la tierra. Elegimos un lugar bajo la luz creativa divina en un cuerpo que se identifica con más o menos resistencias según el nivel de transición (las experiencias) que nuestro espíritu ha realizado  ya en el potencial del Espíritu Uno. Así nos encarnamos literalmente bajo la luz del sol, más o menos filtrado por la fuerza armonizante de las nubes (resistencias).
También esta filtración explica la dificultad para aceptar y comprender las diferencias de nuestras encarnaciones con el fin de poder crear la armonía que nos lleva de nuevo hacia las fuentes de vida de la Unión Original  de nuestro Paraíso común perdido.
Aclara también que el Principio Uno de nuestros espíritus, a pesar de que esté presente, no se muestra en cada encarnación de la misma manera. El origen de nuestros espíritus individualizados queda de verdad siempre igual y sacamos siempre toda fuerza potencial del mismo.
Esta diferenciación forma parte del plan divino y su desarrollo. Es la base de nuestra libertad de experimentar nuestro potencial original común de manera propia y con un papel propio. Esta riqueza de diferenciación crea la tensión del desafío de nuestras encarnaciones con el fin de encontrar a través ella la unión y la verdad del Espíritu Uno. Es justamente porque lo propio de la creación es que todo a todos los niveles de lo creado sirve a Su Creador. Encontrar la unión en las diferencias es justamente el papel del chakra de la corona.
Por medio del chakra de la corona es cómo podemos entrar en la unión con nuestro Ser Superior y su Principio Creador Universal. En el entrar en su unión está la magia de la vida, está nuestra conexión con nuestro arquetipo etérico-espiritual y su luz sanadora crística (la llama violeta). Nos reconecta mediante el despertar de nuestra conciencia espiritual con el potencial de amor y sabiduría del Ser Único y universal de Cristo.
Desde estas observaciones de nuestra conexión con nuestro Ser Superior viene muy natural la tendencia de dirigir nuestra atención hacia la cumbre de nuestra cabeza. Nos hace falta poco a poco desarrollar una tensión de conexión más duradera, sin forzarla todavía.
Esta actitud de conexión acerca nuestra personalidad al Espíritu de nuestro Ser Superior y focaliza su conciencia de manera que se hace más presente, impersonal y universal. Así el impacto del “yo de separación” de nuestra personalidad se relativiza y se alinea. Empezamos entonces a vivir desde la voluntad del Espíritu Uno, el Padre, desde la perfección de arriba y menos desde los deseos de abajo.
Además, estimulando de esta manera el chakra de la corona, el Espíritu de nuestro Ser Superior se abre a la fuerza de la Verdad Omnipresente del Espíritu Uno. El tiempo se nota más y más como trans-temporal a los límites y condicionamientos de la manifestación. Nuestras percepciones empiezan a liberar cada vez más el sentido multidimensional de sus informaciones. Todo se vuelve más inteligible y coherente. La mente concreta no puede captarlo, ni aceptarlo sin tener un sentimiento de que sus esquemas se rompen y que pierde toda referencia conocida. Cae en depresión.
En esta evolución las experiencias de nuestro espíritu encarnado se convierten en momentos de expansión infinita por encima de la muerte, por encima de los límites de la manifestación en las formas. De esta manera se revela el aspecto inmortal de nuestro espíritu, liberando la memoria que fue encerrada detrás de los límites aparentes de nuestros cuerpos de encarnación. Entramos entonces en nuestra resurrección por encima de los muertos.
La vida aparece cada vez más como un flujo inteligente que se construye sobre una línea de coincidencias más y más armoniosas e inteligibles. La noción de fatalidad se sustituye por profundos sentimientos de libertad, de confianza y de ser ayudado y guiado. Efectivamente el mundo del espíritu es por esencia más solidario y cooperativo que el mundo material.
Vienen siempre más soluciones y una visión y línea de vida cada vez más claras.
La vida se vuelve como una revelación y experiencia de su propia fuerza y potencial del hecho de ser profundamente una. Los problemas y resistencias existen solo por causa de la perdición de la relación con el prójimo. Se disuelven cuando reciben de nuevo su referencia en el conjunto.
En este contexto nuestras experiencias se convierten también en las experiencias para los demás y lo contrario. Nuestra interactividad y solidaridad con todos y el todo se engrandece. Realmente se crea la auténtica actitud de fraternidad que cultiva la cooperación entre socios iguales, la convivencia respetuosa, la colaboración en apoyo mutuo y la comunicación directa, franca y abierta al servicio del mayor bien de la vida del conjunto y de cada uno. Un verdadero proceso de fusión con el Espíritu Uno se pone en marcha.
Finalmente, la importancia de nuestra personalidad se relativiza como papel de servicio propio al mayor bien del conjunto. No hace falta ya defender más la personalidad sino que se mostrará la verdadera naturaleza de este servicio reconocido. La pequeña mente humana no puede valorarlo correctamente  por el hecho de que lo ve todo de manera separada y dualista, el uno como amenaza al otro, en la doble perspectiva de la ganancia material y personal que nos separa el uno del otro y nos coloca por encima o por debajo de los demás.
El trabajo de concienciación con el chakra de la corona es un trabajo de romper los esquemas de nuestra pequeña mente humana. Es un trabajo de síntesis, de poner todo en el conjunto. No es un trabajo mediante aspiración sino de búsqueda concreta de armonía y de unión en la vida de cada momento. No soporta la sumisión o la dominación, sino que pide la flexibilidad de abertura del espíritu, de paciencia hacia los resultados, de perdón frente a los errores  y compasión frente a las andanzas. Es el camino de nuestro renacimiento sin fin, de nuestra resurrección continua en el Espíritu Uno de Verdad, de la victoria de la vida eterna sobre toda muerte pasajera.

No hay comentarios:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra