translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

jueves, 21 de marzo de 2013

El nuevo orden

El nuevo orden es el la manifestación de una unión superior que la del viejo. Es  más perfecto por su coherencia, más armonioso por el comportamiento responsable de cada uno para crear consenso de orden, más libre por la belleza de la conexión interactiva de cada uno con el conjunto y  más evolutivo o dinámico  por el servicio creativo de cada uno a la expresión de sabiduría en la unión de las almas del conjunto.
Estará un reflejo de la aceleración de la capacidad mental del ser humano de romper con las estructuras fijas del pasado gracias al crecimiento de la capacidad supramental de su alma de comprender las divisiones del mundo de la manifestación y por eso sus imperfecciones. Esta capacidad supramental pertenece a la cuarta dimensión. Es fundado sobre los acuerdos posibles entre las tres dimensiones básicas de la manifestación quién  los da un conocimiento superior por el desarrollo  de su sentido intuitivo que revela una visión mas global o esférica.  

La caída de la civilización piramidal de Atlántida, al fin del era de León hay doce mil años, con sus castas cerrados de iniciados privilegiados que gobernaban la masa de manera exclusiva, significaba el principio de un proceso del despertar de ser humano como individuo y de una repartición de su poder de organizar la vida de manera inteligente. Seguía entonces un largo periodo de sombra para permitir al ser humano a descubrir su potencial. Es como la mente del ser humano dividía su espíritu de su cuerpo. Eso permitía que el mundo del espíritu, que estaba el privilegio  de los iniciados, se repartía y venia progresivamente accesible a todos. Al nivel más científico estaba un crisis provocado por los cambios de las condiciones o del horizonte de la vida (glaciación, desaparición de partes de continentes) que se explicaba recientemente por la teoría del desdoblamiento del tiempo.


Así el ser humano hacia la experiencia de la bajada en la materia para finalmente descubrir de una manera más holística que todo se une y que el tiempo linear es  en realidad una división del presente infinito. Descubrimos así que reconectándonos con el pasado podemos superar sus efectos en el futuro gracias al potencial de nuestra Yo del Originen de nuestra alma. Contiene la imagen de unión de nuestra fuente Creador. Funciona como un doble intermedio. Es decir somos experiencias vivos del principio inmortal de la Única Fuente Original (UFO) y hacemos parte de todo manifestación en el universo. 
Los iniciados perdían poco a poco sus monopolios por el crecimiento de la conciencia individual, la base de un nuevo orden. Está en principio una evolución caótica. Pero creaba el clima de igualdad para evolucionar en un espacio siempre más libre, necesario para volver hacia la unión con nuestro origen cósmico y su espacio, tiempo y fuerza infinitos. Pues entramos en la crisis de la vibración de nuestro espacio material conocido.  Entramos en su elevación inevitable por la conciencia de su expansión. Esta estimulada por la transición de las energías que tocan los últimos años la tierra y sobre todo por un cambio de la intensidad de la luz solar.  Eso estimula especialmente la perfección de nuestro funcionamiento mental y su capacidad de hacer síntesis.   
Nos lleva al convivir de nuestras visiones espirituales, cada uno se reconociendo como iniciado a veces como discípulo, a veces como maestro. Podemos decir que estamos todos discípulos y maestros. Lo que cambia la noción del orden.
La noción de orden estaba para nosotros hasta hoy igual a una estructura con reglas que arreglan y justifican las relaciones en un grupo. Es decir se trata de una separación de la vida colectiva en distintos terrenos de competencia al cual se asigna una autoridad o poder exclusivo para lograr o producir los efectos de coherencia que se imponen.  Nuestra vida colectiva es así dividida en diferentes sectores y ramas como la gestión practica (ejecutiva), la regulación teorética (legislativa) y el control o verificación (judicial) .
Esta tendencia de dividir la vida en sectores y ramas, que cada uno se han visto atribuido un poder más o menos exclusivo, se encuentra en todos los niveles de la vida (político, social, económico, profesional, científico, filosófico y espiritual).  Esta división permite definir una responsabilidad y es basada sobre una competencia supuesta (prueba o diploma).
El establecimiento de esto orden es el reflejo de la evolución de la ley de separación o desdoblamiento que domino los últimos eras la vida humana. Esta experiencia estaba seguramente importante para sensibilizar el ser humana para la responsabilidad de sus actos en el conjunto y también para evitar la confusión y la acumulación. Pero tenía también el efecto negativo de esconder la responsabilidad detrás reglas y un sistema que no puede prever a todas las situaciones y que no llega a la coherencia esperada. Acentuaba también la visión parcial sobre la vida colectiva desde puntos de vista e intereses particulares.
La división tripartita de nuestra sociedad  corresponde a lo que llamamos la tridimensionalidad de la gestión del espacio,  de la regulación de las condiciones temporales o transitorias y del control de las fuerzas en la sociedad. La falta de un acuerdo concreto que une esto orden en un conjunto respetuoso de armonía dinámica hace que este orden es continuamente amenazado por el miedo para conflictos y la negación de los problemas que amenazan o implican cambiar el orden establecido. Por división es incapaz de ver la evolución del conjunto de todos los elementos de la sociedad a larga plaza.
Es decir que el principio de la cuarta dimensión no está presenta de manera claro pero solo en momentos ceremoniales, quedando por el resto escondido u oscurecido. Esta cuarta dimensión representa el sentido de coherencia, de orden, de belleza y de unión “real” entre las diferentes ramas de la sociedad. Es el poder respetuoso, escondido detrás influencias y poderes particulares. Ninguno puede pretender tener un carácter imparcial representando el consenso general de todos. Es un consenso presunto. Cada rama incluye un aspecto respetuoso pero ninguna garantiza el respeto para el conjunto en su integralidad, non obstante que esta tenido a respectarla. Tan poco ninguna garantiza la necesidad de la evolución de esto consenso según el progreso del acuerdo social global.
Es aquí que llegamos a la puerta del nuevo orden de relaciones justas. Es un salto que nos lleva a la cualidad y el valor de la vida encima de su mecanismo cuántico.  El nuevo orden es más un expresión de la cualidad de la vida que de la cuantidad de bienes producidos. 
El nuevo orden no es un orden de evolución controlada pero un orden de transformaciones súbitas, provocados por saltos en la conciencia humana individual y colectiva.  Su evolución sigue el crecimiento exponencial de la comprensión del funcionamiento de los acontecimientos como coincidencias, positivos o negativos, de las interactividades en el conjunto (p.e. nuevos iniciativos, nuevas soluciones,  accidentes, cambios climáticos, restricciones financieras…). Esto crecimiento de interactividad es el efecto de la creación de redes y su poder de información encima de organizaciones controladas por el orden establecido. Facilitan la convergencia de la comprensión supramental del ser humano que por intensificación de sus interactividades crea una nueva visión planetaria e empieza se dar cuenta de su poder e impacto planetario.  El movimiento de transformación vendrá más previsible al medida que se crearan centros de referencia que tendrán como papel su canalización por el trabajo de síntesis.
Esta nueva fuerza, no obstante las manipulaciones, las tentativas de recuperación, y las falsas informaciones, es la base de una nueva visión holística y holográfica. Crea poco a poco un nuevo consenso en lo que el ser humano viene actor cooperativo con un poder de servicio responsable según su nivel y su genio. Es una fuerza nueva que va encima de todos los sectores y ramas establecidos y que tendrá tomar forma en la próxima futura como el cuarto poder que falta ahora. Este poder respetuoso se expresara para la participación directa y dinámica de cada uno según su potencial al orden del conjunto. Este poder saldrá como fuerza de la base de la vida por el contacto participativo directo y interactivo. Este poder “real” va al ritmo mismo de la vida y une los perspectivos o horizontes de todos en una visión global que permite ver la evolución de la sociedad en larga plaza.
El nuevo orden no puede existir sin esta cuarto dimensión del acuerdo que une todos los seres humanos por su interactividad comunicativa encima de todos los intereses particulares, nacionales o continentales en un espíritu de solidaridad mundial. Es la expresión de una fraternidad universal que a su lugar va encima de todas las particularidades. Es la única garantía para una paz durable y el sobrevivir del especie humana hacía en un futuro  lejano. Es por el desafío de esto tiempo escatológico sobre el destino de la humanidad que esta puesto enfrente su potencial. El éxito dependerá de su elección en este sentido.
En el esquema siguiente damos las características del nuevo orden en sus siete niveles de manifestación en relación con los siete niveles de expresión del ser humano.
1.      En el primer nivel, lo más físico, el nuevo orden estará fundado sobre el principio del servicio de todo a todo y de todos a todos. Resultará  en  la repartición colectiva de la riqueza en lugar de su acumulación al nivel individual según intereses divididas provocando siempre carencias. Se efectuara por medio de selección  de crecimiento y decrecimiento según la disponibilidad de  los recursos para garantizar una abundancia colectiva durable.
Cada uno es un servidor del mundo. Servir es compartir o estar en sintonía.
2.      El segundo nivel pide una elevación de la vida social por su transformación por medio de información y de enseñanza directa por interactividad, ayuda, compasión y perdón. Estimula por eso el cambio desde la base con su potencial, en el respecto para lo que es diferente en lugar de aplicar manipulación, agresividad y represión desde arriba según el peso dominante de partidas hacía los extremos.
Pide aceptación y positivar los problemas en lugar de negación por miedo o por incapacidad de cambiar.
Cada uno es el enseñante del otro. Enseñar es la esencia de convivir, es estar en sincronía.
3.      El tercer nivel es la canalización de las fuerzas sociales hacia más autarcía y poder participativo, el gobernar por si-mismo (autocracia). En lugar de estar concurrentes de amenaza o el uno para el otro falta crear una mentalidad de sociabilidad, un ambiente de integración (acción de gracia) o de reconocimiento de las valores mutuales. Pide la transformación de los líderes de poder en guías responsables con una visión dinámica abierta, capaces de ver el equilibrio entre centralización y descentralización y la relatividad de las estructuras enfrente los valores humanos. Guiar es cooperar, canalizando las fuerzas hacia la unión de la sinergia.
Cada uno es guía de paz para el maestro en el otro.
4.      El cuarto nivel es él de la comunicación solidaria o de la aceptación, de la interactividad en todos los terrenos de la vida. Incluye la consultación mutual permanente sobre todo entre líderes  y sus adherentes y las redes de interactividad. Es el cambio de dependencia hacia interdependencia o de la ley de la división hacia la ley de unión. Esta ley es fundado sobre la ley de relaciones justas que guiara la nueva era.
Cada uno es mediador del otro y del conjunto. Estar mediador es comunicar o armonizar las visiones hacia sinopsis. .
5.      El quinto nivel es él de la transparencia de la verdad. El nuevo orden estará transparente o no estará. Supone perspectivas largas en lugar de programas en corto plaza y esquemas fijas y la lógica de la necesidad de los conflictos. Pide a la vez pragmatismo y visión, experimentas inventivas e innovadora en lugar de conformismo.  El nuevo orden es al mismo tiempo más realista y autentico y entonces más pacífico por el desarrollo durable de las expresiones humanas.
Cada uno es salvador del otro y del mundo. Salvar es estar en simbiosis.
6.      El sexto nivel es él de la conciencia del equilibrio entre intereses individuales y colectivos. Es el terreno de la visión de síntesis con sus técnicas y  trabajo interdisciplinar y holístico en lugar de la división en jaulas sectarias y fijas del orden viejo. El  nuevo orden no proyecta sus ideales en un futuro no conocido o en sistemas o reglas fijas. No estrecha el potencial pero deja fluirlo dándolo su mayor posibilidad de realización concreta en el movimiento del presente infinito, permitiendo que se crean las mejores coincidencias para realizar la perfección de las diferencias en un conjunto por el dinamismo de su unión.
Cada uno es unificador del mundo. Unir es hacer síntesis.
7.      El séptimo nivel es el del dinamismo creativo, de la movilidad y renovación permanente en lugar de las fijaciones tradicionales y procesos mecánicos de las estructuras del pasado. Es el propio de la nueva luz del sol: es la luz original del movimiento creador. Su efecto estará una elevación de la cualidad de la vida en lugar del sistema actual empujado siempre delante hacia crecimiento desenfrenado de productividad y consumismo cuantitativo. Compensa el vacío de su visión por el mantenimiento estricto de tradiciones donde los valores muchas veces están pasados.  
Cada uno es cocreador del mundo. Crear es celebrar la vida (sinagogía)

aspecto
poder
actividad
cualidad
físico
servicio-ayuda
servidor
repartición
crecimiento-descrecimiento
abundancia

temporal
compasión-perdón
enseñante
transformación permanente
enseñanza     interactiva
inteligente
consejo
guía de la paz
participación activa
integración
autarcía
sociabilidad
supra-mental
interactividad
mediador
comunicación
solidaridad
consenso
espiritual-causal
visión concreta
salvador
Transparencia
desarrollo durable
autenticidad
espiritual-efectivo-
búdico
Interdisciplinaridad
unificador
relaciones en unión
responsabilidad
unión entre las diferencias
espiritual-divino-
átmico
sabiduría
cocreador
dinamismo creativo
originalidad
satisfacción
cualidad

En fin hacemos una comparación entre el orden viejo y el orden nuevo. La conexión entre ellos es la balanza de la justicia que es la expresión del acuerdo en las 4 dimensiones básicas de la manifestación.
Nota: las líneas blancas dentro de la balanza forman las conexiones entre las estrellas de la Constelación de Orión, referencia cósmica para indicar la jerarquía espiritual o la puerta hacia las fuentes de vida.

Conclusión:
El nuevo orden empieza con la transformación del mundo actual hacia formas nuevas. No podemos construir el nuevo sin raíces. Solamente lo que no se transformara a tiempo estará abandonado para que el potencial elegido del nuevo pueda desarrollarse según el plan. 

No hay comentarios:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra