translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

miércoles, 29 de octubre de 2008

La energía universal y su mecanismo hacia el nivel de la consciencia universal

La energía se manifiesta siempre por polos opuestos. Entre ellos hay una serie de puntos hasta un punto central ,formando conjunto un túnel de transformación de energía. La polaridad disminuía siguiendo estos puntos en dirección del punto central. El funciona como un vacio conectado más directamente con todas las dimensiones energéticas del universo. Es el punto de energía libre. Su entorno tiene una zona crítica de transformación más o menos importante. Los otros puntos funcionan de la manera igual como puntos centrales relativos a polos opuestos con vibraciones específicas de otros niveles.

Así los polos opuestos que inicialmente hemos focalizado están interconectados con todas las manifestaciones en todas las dimensiones de la energía universal. También están interconectados fuera los polos opuestos que focalizamos. En realidad, no hay límites a sus relaciones.

Así comprendemos que el origen o la fuente directa de la manifestación puede manifestarse por diferentes niveles físicos, emocionales, mentales o espirituales. Estos niveles se manifiestan simultáneos, conjuntos o aparentemente separados como realidades diferentes. Pero todas focalizan más o menos aspectos de la única realidad universal y multidimensional.

Así no vemos más que una pequeña parte de la realidad. Una vez lo tomamos según nuestra consciencia por una manifestación única o colectiva, otra vez, según la expresión de su conexión que percibimos con el todo, lo tomamos por una manifestación parcial. Así la discontinuidad de las manifestaciones no es contraria al principio de su continuidad al infinito, solamente se trata de realidades interconectadas por niveles diferentes.

Estos principios de la manifestación de la energía universal se aplican en todo. Se presentan de la misma manera las encarnaciones de nuestro espirito.
Nuestras encarnaciones están en realidad manifestaciones particulares del "espirito uno". Cada uno de nosotros es una de sus focalizaciones más o menos particular. Luego en realidad estamos interconectados al alma universal por media de nuestro corazón y de su individualización que percibimos por nuestra consciencia. Pues estamos en realidad experiencias divinas, pero lo expresamos raramente de manera directa por falta de conexión de nuestra conciencia con el todo.

Podemos decir que estamos como las células de nuestro cuerpo. Todos funcionamos como hologramas del arquetipo universal. Pues tenemos, como nuestras células la capacidad de hacer conexiones más completas o armoniosas con el conjunto según nuestra consciencia.

Así expresamos diferentes niveles de consciencia y diferentes niveles de conexión con la consciencia universal. Por momentos estas conexiones nos parecen más fáciles y más concretas. En otros momentos nos parecen lejanas. Pero sintiéndonos perdidos, hacemos un vacio para atraer por nuestro corazón, la zona critica en nuestro cuerpo, manifestaciones más intensas y completas.

Pues cada crisis llama a la focalización del espirito universal en uno o más manifestaciones que por sus conexiones mas directas con el todo, funcionan como “mediadores” interactivas por lo demás. En esto tiempo se trata de la crisis entre la vida individual y los diferentes niveles de la vida colectiva. Atrae entonces la focalización conjunto de la energía en grupos y en individuos que responden al espirito interactivo capaz a superar estas dualidades.

Así está claro que el retorno del maestro universal esperado en estos tiempos es en primera instancia un proceso de reconocimiento al nivel individual y colectivo. El permitiera quitar a nuestros bloqueos en diferentes niveles fisicos, emocionales, mentales y espirituales para poder recibir más directamente la armonía del conjunto universal y cósmico que esta pujada a manifestarse dentro la humanidad.

En el contexto dado de liberación de la inconsciencia colectiva esta manifestación se hara en el espirito de igualdad, libertad, fraternidad y solidaridad. El contexto necesita la preparación de una masa crítica de transformación. Ella facilita la armonización del individuo con el conjunto mediante su transformación por la energía central del corazón. Efectivamente el corazón es el único órgano en nuestro cuerpo que es neutro. Tiene la capacidad infinito de transcender todos los polos opuestos. Una vez que hay bastantes elementos para que la masa crítica facilite la interactividad entre los polos opuestos, el maestro de síntesis puede manifestarse en diferentes niveles. Rechazra intervenir antes que necesario para permitrir a cada uno elegir en todo libertad la armonización pacifica del mundo en lado de pasar por conflictos.

martes, 28 de octubre de 2008

Indicaciones prácticas para transformar la crisis actual en positivo.

Constatación

La crisis actual es una crisis de oposición y de separación entre espirito y materia. Es una consecuencia de nuestra evolución dualista de ver y comprender la vida. Nuestras enfermedades son su reflejo. En realidad, una enfermedad es un conflicto energético entre el ideal de la salud que proyectamos con nuestra mente y el sistema energético en el nivel físico que está programado inconscientemente por el impacto de nuestros condicionamientos emocionales, mentales y espirituales.

Esta actitud de división mantiene la inconsciencia del conjunto, alimenta el funcionamiento dualista y analítico (divide et impera) de nuestro cerebro y nos empuja a ignorar nuestro potencial intuitivo e holístico de síntesis y de armonización.

Generalmente aplicamos esta dualidad en todos los planos de la vida (política, social, económica, profesional, científica, espiritual y religiosa).

La confusión de la nueva espiritualidad dentro la crisis

Finalmente tenemos un problema de confrontarnos con la realidad integral porque nos hemos focalizado en la materia y su evolución dentro las formas físicas olvidando nuestro sentido de inter-actividad creativo. Nuestro perdición en la importancia de la materia nos ha llevado debido por las exigencias del consumismo a un espirito pasivo y impotente, prolongación de nuestra antiguo fatalismo por inconsciencia. De esta manera la vida se divide más y más en poderes, sectores e intereses separados con un hambre y sed espirituales insaciables. Es más fácil juntar las manos y decir shanti, repetir mantras y abrazarnos, que expresar la nueva energía espiritual en hechos más directos que tocan nuestra vida diaria llena de conflictos para resolverlos.

Casi todos estamos infectados por la misma visión dualista. Además nuestro comportamiento expresa una falta de ética y de un sistema educativo de valores humanos. Tenemos ideales en el aire pero actuamos en realidad en favor de resultados materiales y productivos. A cada momento crece la crisis de la confusión y de las ilusiones, se pierde la coherencia social y todas ellas penetran e infectan también las nuevas expresiones espirituales.

Al mismo tiempo hay un movimiento de liberación que ve el conjunto demasiado desde su propio punto de visto y que por su auto-sobre-valorización refuerza el sectarismo y la incoherencia entre la vida individual y colectiva. Este movimiento hacia la libertad ha abierto la puerta a cualquier expresión y manipulaciones sutiles para aumentar su propia influencia y poder en contra de relaciones justas en el conjunto.

¿Acaso pueden venir las soluciones de las autoridades que tienen el poder¿

El trabajo celular como centros de transformación positivo

¿Como solucionar los conflictos de los polos opuestos en lugar de reforzarlos ¿.

Según la ley de la manifestación de las energías y su evolución, los polos opuestos, si no se transforman por la fusión con el centro común entre ellos, se transforman mediante una lucha selectiva que puede conducir hacia la autodestrucción. El punto (o zona) común es menos condicionado.Está como un vacio (o vaso) entre los polos opuestos. Luego está más directamente conectado y alimentado con todas las energías y expresiones en otras dimensiones. Es como el corazón, el único centro en nuestro cuerpo que no está polarizado. Su polarización provoca al infarto o la parada de su funcionamiento. Sin la conexión justa entre las otras partes de nuestro cuerpo entramos en crisis. Para superarla nos hace falta reconectar las células desequilibradas con el conjunto, liberándolas de sus bloqueos, o polarizaciones exageradas energéticos en relación con el conjunto. El corazón funciona en este contexto como fuente y potencial infinita de energía de armonización.

Es la única manera para llegar al cambio y al superar la dualidad. Es un proceso de bajar conscientemente hasta la aceptación y la transformación al nivel celular, eventualmente apoyado por técnicas y medicamentos adaptados. Esta confrontación hasta el fondo es la llave indispensable para llegar a un resultado positivo. Es la única manera para romper el automatismo inteligente que hemos programado inconscientemente a nivel físico. La confrontación mediante la conexión con el conjunto mediante un acto (técnica o medicamento) con la energía armonizante del corazón libera las tensiones del desequilibrio celular acumulada y la célula se convierte en el justo mediador por todo el cuerpo jugando su papel especifico. Es la razón porque los medicamentos, sin esto actitud creativo (que se traduce por fe, confianza…) tienen menos o ningún efecto tangible.

Podemos llegar a resultados positivos por la fuerza de la lucha pero generalmente desplazamos los problemas preparando conflictos más profundos. En realidad estamos engrandeciendo la distancia entre nuestro ideal espiritual no realizado y su aplicación directa en la materia. De la misma manera creemos frente a la crisis actual mundial una espiritualidad en el aire que no da soluciones realistas a las necesidades del presente. Luego alimentan las oposiciones hasta que provocan más rupturas profundas y catastróficas.

Células y centros de luz de transformación

La crisis actual va tocando hasta los fundamentos de “todas la expresiones” de nuestra vida y sobre “todos los niveles”. Estamos entrando en una crisis de confusión hasta al nivel del conjunto. ¿Como no perdernos en pánico y superarla cuando toque a la masa ¿

El principio de base de la solución es al modelo de la cooperación al nivel celular en nuestro cuerpo. Es la cooperación directa entre los individuos a diferentes niveles. Su objetivo es la armonización del conjunto. Es un trabajo de despertar a las relaciones más justas entre los individuos y el colectivo. Es una investigación hacia soluciones sin luchar “contra”, abriendo de manera más fluyente al camino pacífica de alternativas más respetuosas, sobre de los conflictos, rechazando todo que va al encuentra del progreso del plan de armonía del conjunto. Frente las proporciones de la crisis como crisis de la masa inconsciente de los seres humanos, la humanidad no tendrá otra solución para evitar destrucción de masas y sobrevivir.

Esto implica que cada uno a su nivel y según sus posibilidades empieza en su entorno funcionar como célula consciente e interactiva de transformación en el conjunto. Si no ya podemos trabajar al nivel de nuestra familia desorganizada, podemos trabajar con amigos o vecinos al nivel de nuestro barrio, de nuestro trabajo, de nuestro pueblo. Hay que las asociaciones, movimientos y estructuras que existen y existirán completarán este trabajo, alineándose de manera interactiva a este consciencia de transformación pacifica del conjunto.

Es un trabajo de autoeducación, de aprender situarnos de manera más correcto en el conjunto y dar a nuestras expresiones más valor universal. Ya se disminuía el actuar por la fuerza del dominio y de la exclusión por la mayoria pero se mantiene la dualidad por falta de una fuerza pacifica de acuerdos globales de armonización concreta. Esto significa el cambio necesario de nuestra manera de pensar analítico a la manera creativa e intuitiva, pensando directamente en la perspectiva de síntesis.

La práctica de las reglas de armonía

sobre de los conflictos

Hay algunas reglas simples a seguir que refuerzan este camino de la armonización pacifica del conjunto evitando nuevos conflictos. Es una carta ética universal de valorización. Nos liberan del peso de la inmovilidad de nuestros conceptos dualistas y fijos.

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra