translation

La puerta de Shamballah (el corazón: la habitación de Dios)


Blog para promover un movimiento interactivo en el marco del trabajo de síntesis, presentado como Pangeosis.
El trabajo de síntesis se concibe para liberar la conciencia
colectiva. Se basa en el conocimiento y el control de la energía universal.
Se refiere a cada ser humano y a su responsabilidad.
Recurre especialmente a los líderes: políticas, sociales, económicos, profesionales, científicos, educativos y sanitarios y espirituales y religiosos.

Charlas-talleres-conferencias-armonizaciones

Convivencia de Pascua en abril: Almenara de Tormes (Salamanca)

en la casa de formación de los misioneros de la providencia

organización: Iñaki Mendizabal/Irun.

A consultar

En el blog de la escuela universal de la vida:

2016 A la puerta de la Gran Transición

sábado, 25 de abril de 2015

El esquema histórico del propósito divino para la Gran Transición de la Humanidad (parte 1)

Los cambios se hacen progresivamente. Es como en las plantas. No dan fruto desde el primer momento en que son sembradas. Igualmente pasa para la Gran Transición de la humanidad tal y como muestra el siguiente esquema. Es un gran cambio que va en aceleración continua en el tiempo hasta llegar a un punto clímax de corto tiempo. Es como un huracán. Se crea mediante una acumulación  de factores. Progresa y aumenta hasta un clímax y disminuye después para disolverse. El centro es calmo pero se desplaza constantemente. A nivel de la transición de la humanidad, pocos serán quienes no sean afectados por las tormentas y sus efectos destructivos, a menos que puedan seguir en el centro del sentido de su evolución.       
Estos cambios tienen dos partes alrededor de un tiempo crucial al que nos  acercamos ahora. Comenzaban con una separación entre espíritu y materia que nuestra mente ha construido como reacción frente el viejo sistema cerrado como indicamos más adelante. La liberación de este antagonismo artificial va junto con cambios cósmicos. Están en el origen huecos en el entorno planetario que provocan remolinos. Conducirán poco a poco hacia una abertura crucial en el cinturón de Van Allen. Unirá las tres dimensiones de las manifestaciones que conocemos en un nuevo acuerdo: el espacio planetario con sus formas de vida (formas que cambian como rebeldías o jacquerias), los ciclos del tiempo con sus altos y bajos de variaciones (transición de condiciones como torres-madalenas de referencias) y el reparto de las relaciones entre las energías (intensidad o plenitud relacional de las fuerzas  o de salom). En el plano cósmico, estas dimensiones son conocidas como las fuerzas mariales. Las encontramos también en los espíritus encarnados de las tres Marías (Jacoba, Magdalena y Salomé). Empleamos la connotación “marial” en su sentido de energías dimensionales puras (vírgenes) cuya tendencia natural es manifestarse en un movimiento de unión (matri(x)-monio, mariage en francés) de acuerdos puros de manifestación. Es el significado de la cruz marial de luz cósmica de la que se hace mención en el esquema posterior.

viernes, 24 de abril de 2015

El esquema histórico del propósito divino para la Gran Transición de la Humanidad (parte 2)

2. la Transcondicionalización: (2012-2014) cuenta 3 años, símbolo de la indicación de las condiciones del nuevo camino a crear y de la nueva dirección a tomar hacia el nuevo orden de unión. Es el paso que sigue a la indignación. Podemos decir que es sobre todo un proceso que expresa la interiorización del periodo precedente, a pesar de que revueltas radicales políticas indican ya el inicio de nuevas orientaciones (p.e.Grecia) mientras que el comportamiento del sol se vuelve extraordinario, que la concentración de terremotos y la actividad volcánica con las condiciones climáticas del planeta alcanzan records que dejan prever en el futuro (conferencias Ginebra) el desplazamiento de poblaciones enteras con consecuencias que tocaran a todas las condiciones de vida de la humanidad.
Es un salto cuántico en la información de la mente humana. Se vuelve más sensible para las informaciones supramentales provenientes del alma. El alma es más receptiva que la mente para los acuerdos de las nuevas condiciones cósmicas y las consecuencias de desarmonía de las condiciones elegidas por el ser humano en el pasado (en 2014, solo por la polución del aire murieron más de 7 millones de humanos según OMS).  Efectivamente, la bajada del Espíritu de Verdad despierta nuestra sensibilidad para las condiciones de vida en todo el planeta. Abre nuestros intereses por encima de nuestras ideas concretas para la vida local orientándonos hacia  la humanización del proceso de la mundialización de la humanidad entera.

jueves, 23 de abril de 2015

El esquema histórico del propósito divino para la Gran Transición de la Humanidad (parte 3)



7. La Transhumanización: es la fase decisiva de la transición de la humanidad. Es la última etapa que cumple las condiciones para que el ser humano pueda entrar en el proceso de su adolescencia divina. Es bastante corto, como de repente la abertura de una puerta como el joven adolescente que deja por la primera vez su entorno familiar limitado para entrar en una gran escuela. Da la impresión como salir de una tumba con límites para entrar en un nuevo campo de luz entre vivos que aspiran a una vida con más coherencia (maestría), más belleza (orden), más perfección (ideal) y más plenitud (unión).
El paso inicial va junto con una liberación de las condiciones planetarias que estimularan  la puesta en marcha de este proceso de la ascensión espiritual de la humanidad, tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Estimulará la conciencia humana de volverse más responsable como “ser co-creador” del Creador Único.
Es simbólico un año pero las consecuencias sobrepasan sus límites temporales y necesitan un periodo de algunas decenas de años de adaptación, de aprendizaje y de iniciación en la nueva gran escuela de la vida. Finalmente, el paso del ser humano al estadio superior de su adolescencia divina será un proceso de varios siglos y contara la era de acuario.
Significa un salto cuántico de liberación progresiva de las energías interiores de las fuentes de vida y su armonización con las energías exteriores por el cual se crearán las condiciones de paz necesarias para poder vivir la vida de una manera más calmada, cumpliendo, creativa y festiva o ceremonial. 
Tendrá tres etapas que juntas forman la transhumanización.
Aunque el proceso de la de eterización espiritual es conocido en otros planos del universo, el espíritu del ser humano encarnado todavía no tiene mucha experiencia en este nivel en la tierra. Ya conocemos el reino de la luz divina gracias a Jesús. Así los cristianos pueden pretender estar entrando en él pero como es tan difícil el liberarse del impacto dominante de los condicionamientos materiales, esperan entrar después de la muerte. Pocos tienen el éxito de vivirlo conscientemente en su vida ordinaria.
Podemos evocar tres etapas en el proceso de la transhumanización:

las 10 dimensiones del universo

las 10 dimensiones del universo
Representación científica de la copa du Grial con las líneas que forman las cuerdas de síntesis o la fusión interactiva de toda creación

El camino al Padre-Madre de la Gran Vida

El hombre, al pensar en cosas mundanas, toma afición en ellas

El ser espiritual, al pensar en cosas celestes, supera a los límites de sus sentidos humanos para entrar en su naturaleza divina

De la afición del hombre nace el apego

De la liberación del ser humano divino nace el desapego frente las pasiones de las relaciones humanas

Del apego nace la codicia

De las justas relaciones con uno mismo, los demás y el entorno nace la gracia

De codicia nace la ira

De la gracia nace la paz interna y externa

De la ira, productora de decepción, nace la angustia

De la paz, productora de satisfacción, nace la alegría y de esta su madre: nuestra asunción espiritual

La depresión confunde la memoria, destruyendo la razón

La asunción espiritual aclara nuestra memoria por encima de la muerte, instruyéndonos en la síntesis de todos los talentos en el Principio de unión de nuestro Padre Divino: la extra-lucidez del oír, del sentir, del ver, del elegir y del discernir. Son las bases de la creación y de nuestra creatividad.

Unen nuestras pequeñas mentes con el entendimiento del amor inmenso que anima nuestro corazón con la luz del Espíritu-Madre de toda la sabiduría del Padre. Manteniendo está luz focalizada, nuestra alma se eleva hacia el Principio Padre-Madre Creador para despertarnos en la Luz de Cristo-Buda, que hace de nosotros hijos e hijas, manifestaciones de experiencias vivas de esta esta triple unión divina como, hermanos y hermanos divinos.

La estrella de Pascua

A ver en el blog de la escuela universal de la vida: La estrella de Pascua

Los chakras de la Tierra